Hoy se esperaba que ingresara un paquete de indicaciones al proyecto:
Hacienda dice que el Gobierno no tiene aún los votos para aprobar la reforma laboral
03.11.2015

Ayer, Rodrigo Valdés y su par de Trabajo, Ximena Rincón, se reunieron por la tarde con la CUT para revisar sus inquietudes.  


Duras negociaciones dentro de la Nueva Mayoría marcaron ayer el debate por las indicaciones que ingresaría el Gobierno hoy en la tarde al proyecto de ley de reforma laboral. El Ejecutivo prefirió negociar solo con el oficialismo -donde hay distintas posturas respecto del proyecto- y marginó a la oposición del proceso.

A la salida del comité político de La Moneda de ayer, el presidente del PC, Guillermo Teillier, advirtió que, a su entender, “se está intentando reponer el reemplazo en huelga”.

Una postura que, según los presentes en la cita, el diputado PC planteó también ante los ministros del área política. Ahí afirmó que, desde que regresó la semana pasada de un viaje a China, se le habría informado de “intentos por reponer el reemplazo interno” con conversaciones “a espaldas”. Por ello, pidió al ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, aclarar el tema.

A la salida del encuentro, Teillier manifestó que hay inquietud en la CUT respecto de la posibilidad de que se estén enviando indicaciones para el reemplazo, aunque el ministro lo descartó. No obstante, el parlamentario relató que Valdés puso el foco en los trabajadores que no adhieran a la huelga y se generó un debate sobre si ellos podrían o no reemplazar a los que se movilicen.

En ese sentido, el ministro argumentó que, en puntos como polifuncionalidad -la vía alternativa al reemplazo interno que el Gobierno formuló en sus indicaciones de septiembre-, la redacción actualmente propuesta, según entendidos en la materia, podría producir una excesiva judicialización. Este factor, aseveró, podría generar que parlamentarios de la Nueva Mayoría decidan no apoyar el proyecto y, por lo mismo, planteó la necesidad de las indicaciones que se presentarían hoy.

“El ministro de Hacienda nos dijo que en torno al proyecto del Gobierno, tal como está, no están los votos. Y de allí que se estén evaluando indicaciones que no son de consenso”, señaló el presidente del MAS, Alejandro Navarro, lo que fue ratificado por Teillier.

Navarro agregó que “las indicaciones ya presentadas no son de consenso, principalmente en cuanto al tema del reemplazo”, y pidió que se aclare quiénes son los que no están de acuerdo con el proyecto del Gobierno. “Algunos siguen impulsando incluir el reemplazo, diría que en la DC, Andrés Zaldívar y otros senadores”, afirmó.

De hecho, durante la cita en La Moneda, el senador Navarro le pidió a Valdés que sincerara quiénes votarían en contra. “¡Ya po, Jorge!”, le dijo en broma el presidente de la IC, Sergio Aguiló, a su par de la DC, Jorge Pizarro. Ante ello, presentes señalan que Valdés habría transmitido que Pizarro respalda el proyecto, pero que la bancada DC “es más grande que solo Pizarro”.

Tras la reunión, al ser consultado Pizarro respecto de si están los votos de su bancada, dijo: “Las comisiones de Trabajo y Hacienda, del Senado y la Cámara, están trabajando en conjunto con el Gobierno para ir consensuando y mejorando las indicaciones que se han presentado. En algunas de ellas lo que importa es que sean lo suficientemente claras para evitar judicialización de este tipo de materias”.

Reuniones

Los ministro de Hacienda y de Trabajo se reunieron ayer con la Presidenta Bachelet para analizar las indicaciones. Divisiones en el oficialismo complican ingreso de las indicaciones

En sesión extraordinaria funcionó ayer la comisión de Trabajo del Senado para avanzar en la tramitación de la reforma laboral.

En la mañana, el presidente de la instancia, senador Juan Pablo Letelier (PS), afirmó que nuevas indicaciones al proyecto de ley ingresarían hoy al Congreso. En la tarde, el escenario se fue complejizando y el Gobierno no logró aunar posiciones, por lo que no se descartaba una postergación. El retraso -según Letelier- obedece a circunstancias “ajenas a la comisión”. De hecho, la intención inicial era despachar esta semana el proyecto de ley a la Sala de la Cámara Alta.

Desde Hacienda tienen la convicción de que no van a ingresar indicaciones mientras no se logre un “proyecto equilibrado”.

Los cambios a la iniciativa se dividen en dos grupos: hay una parte de las indicaciones (15 a 20) que tienen que ver con perfecciones en la redacción y otros temas en donde hay consenso. Y hay otra parte -la que no ha generado acuerdo- que tiene que ver con las huelgas, las indicaciones pro pyme y la extensión de beneficios.

En la tarde, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, junto a la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, recibieron a los dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), encabezados por su presidenta, Bárbara Figueroa, para escuchar otra vez las inquietudes que tiene la multisindical frente al proyecto. La Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) no fue contactada, por lo mismo.

“Esperamos que cualquier indicación que el Ejecutivo presente no vulnere los pilares fundamentales de este proyecto, porque de hacerlo, eso significa la distancia con la CUT y nuestro potencial rechazo a todo el proyecto de ley”, afirmó Figueroa al salir del encuentro. Agregó que si hay cambios en la extensión de beneficios y la huelga en las indicaciones, la CUT no apoyará la iniciativa.

Mientras negocian internamente con la CUT y la Nueva Mayoría, el Gobierno marginó a la oposición del proceso, y las indicaciones ingresarían sin el apoyo de este sector.

“Esta reforma continúa con la misma mala orientación que ha tenido desde el principio. El Gobierno no se ha allanado a corregir ningún aspecto importante, y, en consecuencia, estamos caminando a paso seguro hacia una reforma que va a tener efecto en el empleo, efecto en economía y que no va a resolver ninguno de los problemas de nuestra actual legislación laboral”, dijo el senador de Renovación Nacional, Andrés Allamand.

A. Von Baer, M. Penaforte y L. Musquiz 


Fuente: El Mercurio