Renta vitalicia y fondo de $200 mills: hombres reciben $147 mil más de pensión que las mujeres
08.04.2017

Según cálculos de la Superintendencia de Pensiones sobre supuestos entregados por “El Mercurio”, la jubilación promedio de un hombre de 65 años es de $919 mil, frente a la media de $772 mil de las mujeres, considerando un ahorro de $200 millones.  


Uno de los aspectos que más interesan a los que están próximos o ya en la edad legal de jubilar es saber cuánto recibirán de pensión según las distintas modalidades que contempla el sistema. Si bien este monto depende de una serie de cálculos hechos a base de las características personales de cada trabajador (expectativas de vida de mujeres y hombres, fondo total ahorrado, lagunas previsionales, cónyuge e hijos, entre otros), de todas formas es posible estimar una cifra mensual aproximada de acuerdo a parámetros generales. Así, a petición de “El Mercurio”, la Superintendencia de Pensiones realizó un ejercicio para conocer cuál sería la pensión final de un trabajador hoy si optara por la modalidad de la renta vitalicia.

Los supuestos, entregados por “El Mercurio”, consideraron una mujer de 60 años y un hombre de 65 años jubilándose bajo ese régimen, con distintos saldos acumulados en la cuenta obligatoria de la AFP ($50 millones, $100 millones, $150 millones y $200 millones). Esto, teniendo en cuenta además un cotizante masculino con cónyuge de igual edad, luego con una diferencia de tres años menos, y otro caso con pareja 10 años más joven. En el caso de ellas, se consideró un cónyuge de igual edad, y de tres y diez años mayor. Asimismo, la superintendencia calculó las pensiones considerando una tasa de interés de 2,44% a febrero de este año.

El resultado arrojó que la pensión promedio del hombre es de $919 mil al jubilar con un fondo acumulado durante su vida laboral de $200 millones, mientras que en las mujeres es de $772 mil. Es decir, ellos reciben $147 mil más que ellas al pensionarse. Lo anterior, debido a que ellas tienen una expectativa más alta que ellos, por lo que el saldo debe calcularse sobre la base de más años de vida.

Asimismo, la diferencia entre géneros también varía si se consideran otros parámetros. Así, por ejemplo, para una trabajadora con un cónyuge de igual edad y $150 millones acumulados de saldo en la AFP, se estima una pensión con renta vitalicia de $573,8 mil. En tanto, con un cónyuge 10 años mayor, la pensión varía hacia arriba, situándose en $585 mil. A su vez, esta última mujer recibiría una pensión de $780 mil si tuviera un monto acumulado de $200 millones en la AFP. (Ver infografía).

Con todo, jubilarse hoy con una renta vitalicia resultaría menos rentable que con un retiro programado, ya que, según los cálculos realizados por la Asociación de AFP a solicitud de “El Mercurio” sobre la base de supuestos similares -nota publicada el sábado 1 de abril en Economía y Negocios-, hacerlo bajo esta última modalidad con el mismo fondo acumulado de $150 millones resultaría en una pensión promedio de $760 mil para hombres y de $640 para mujeres. Esto -explican expertos-, porque la tasa promedio de la renta vitalicia para pensión por vejez es menor comparado con el 3,26% del retiro programado de 2017.

Un tercio optó por renta vitalicia inmediata en 2016

Por otro lado, y según el último informe de las pensiones elegidas utilizando el Sistema de Consultas y Ofertas de Montos de Pensión (SCOMP), de los 129.789 nuevos pensionados durante el año pasado tanto de vejez por edad como de vejez anticipada, invalidez y sobrevivencia, el 37,6% (48.841 personas) pudo ingresar a dicho sistema, el que recibe las peticiones de quienes pueden optar por la modalidad de pensión. El 62,4% restante obtuvo su pensión directamente en retiro programado, pues no cumplió con los requisitos (mayor dinero ahorrado) para optar a una renta vitalicia.

Entre los pensionados que ingresaron al SCOMP, el 29,1% eligió retiro programado y el 32,9% la renta vitalicia inmediata. Los demás optaron por modalidades mixtas: 37,8% por renta temporal con renta vitalicia diferida y un 0,2% por renta vitalicia inmediata con retiro programado.

Desde la Superintendencia de Pensiones explican que la renta temporal con renta vitalicia diferida permite dedicar una parte de los fondos a financiar una pensión por retiro programado y con la otra parte contratar con una compañía de seguros una renta mensual fija reajustable a contar de un momento posterior.

En tanto, en la renta vitalicia inmediata con retiro programado, el afiliado divide sus fondos y contrata simultáneamente una renta vitalicia inmediata con una compañía de seguros y una pensión por retiro programado con su AFP, explican en la Superintendencia.

Mientras, en el caso de las pensiones por vejez de acuerdo con el informe del SCOMP, las mujeres optan en una proporción menor que los hombres por la modalidad retiro programado (23,8%, versus 28,3%, respectivamente). Por otro lado, los porcentajes de elección de modalidad son similares para mujeres y hombres en renta vitalicia inmediata y renta temporal con renta vitalicia diferida, señalan desde la Superintendencia de Pensiones.

32,9% de las personas que decidieron jubilar el año pasado y que ingresaron al SCOMP eligieron la modalidad de renta vitalicia.

Para los que tienen familiares longevos, la renta vitalicia es una opción a evaluar

Desde la firma de asesores Alfredo Cruz y Cía. enfatizan que al elegir una modalidad de pensión, deben primar las características individuales de cada persona, como la edad del cónyuge, las cargas menores de 24 años, el estado de salud, e incluso cuántos años más estima que vivirá. “Un grupo familiar con tradición de larga vida debiera inclinarse por la renta vitalicia con período garantizado, lo que asegura una mayor prolongación de ingresos”, explican. La ventaja: el monto permanece estable en el tiempo, traspasando el riesgo de longevidad a la compañía de seguros.

Por Daniela Paleo 


Fuente: El Mercurio