¿Qué dice el estado de resultados de una empresa?
07.06.2018

Tanto los dueños como los posibles inversionistas y otros actores del mercado necesitan saber cómo se ha comportado una compañía durante el último período contable. La utilidad neta representa la creación de valor por parte de la empresa, y es un dato muy relevante para los inversionistas de la misma.  


¿PARA QUÉ SIRVEN LOS ESTADOS FINANCIEROS?

Los estados financieros son un medio de comunicación entre las empresas, los inversionistas y analistas, que detallan de forma ordenada y estructurada sus eventos financieros, proporcionando información útil en el proceso de toma de decisiones, tanto al interior de una compañía, como en su entorno. El uso más frecuente es comunicar el estado de una empresa y su capacidad de generar valor para efectos de análisis de crédito o hacia los inversionistas. Los evaluadores de crédito e inversionistas se preocupan de descifrar el desempeño futuro de la empresa a partir del desempeño pasado de la misma, este último se muestra en los estados financieros. El uso de estos estados también abarca otros ámbitos como la planificación o toma de decisiones al interior de la empresa (ver Figura 1). En la mayoría de los países la presentación de los estados financieros se realiza bajo la normativa IFRS (International Financial Reporting Standards) definida por el IASB (International Accounting Standards Board). La aplicación de IFRS en el mundo permite comunicar información comparable y fácil de usar para distintas empresas e inversionistas globalmente.

Los tres estados financieros principales son: estado de situación financiera (balance), estado de resultados (EE.RR.) y estado de flujos de efectivo. Hoy veremos el estado de resultados. Estado de Resultados, EE.RR.El estado de resultados financiero muestra el rendimiento de una empresa en un período (normalmente un año o un trimestre), detallando los ingresos y costos que explican su resultado final. A diferencia del balance que muestra el stock total o el monto acumulado desde el inicio de la empresa para cada una de sus cuentas, el estado de resultados muestra únicamente ingresos o gastos pertenecientes al período contable analizado. Lo anterior significa que todas las cuentas del estado de resultados volverán a $0 cuando se inicie un nuevo período contable de reporte.

En el estado de resultados (Figura 2) se pueden observar, entre otras partidas contables: el margen bruto (3), que representa el beneficio generado por la firma directamente a partir de sus negocios principales; la utilidad operacional (8) o el beneficio de la empresa, considerando otros ingresos/gastos relacionados con la operación de la misma; la utilidad antes de impuestos (10), que representa el beneficio considerando también los gastos financieros netos (generados por inversiones financieras o préstamos), y la utilidad neta (12) o el beneficio para los accionistas, que tiene directa relación con el retorno sobre su inversión.

Los ingresos por actividades ordinarias, comúnmente llamados ventas (1), representan los ingresos totales que obtiene la compañía a cambio de sus productos o servicios prestados. El costo de ventas (2) corresponde al costo que tiene para la empresa el fabricar los productos o implementar los servicios que componen el ítem de ventas.

Es importante notar que tanto las ventas como su costo dependen por una parte de la cantidad de productos que comercialice la empresa y, por la otra, del precio al que se comercializan los bienes o del costo de producción de los mismos. La diferencia entre las ventas y el costo de ventas se conoce como margen bruto (3), que representa el margen que la empresa es capaz de obtener por su operación principal.

Margen bruto = Ventas - costo de ventas

Las palabras costo y gasto son usadas cotidianamente como sinónimos, sin embargo, contablemente ambos términos en general se refieren a cosas distintas. Los costos corresponden al dinero utilizado por la empresa directamente en el proceso de producción de inventarios. Los gastos, en cambio, a los desembolsos de dinero que la empresa realiza por cualquier otro concepto, no se pueden identificar directamente con el producto final y no participan de forma directa del proceso productivo.

Las principales categorías en las que se clasifican los gastos operacionales son: gastos de ventas y márketing (4), gastos en I+D (5) (investigación y desarrollo) y gastos administrativos (6). Aunque dependiendo de las particularidades de cada empresa se pueden agregar líneas específicas a la naturaleza de su negocio. El ítem otros ingresos y gastos (7) incluye los ingresos y gastos no directamente atribuibles al negocio principal de la empresa y que son esporádicos (por ejemplo, la venta de un activo fijo).

Los gastos por depreciación y gastos por amortización corresponden a cuentas que permiten ir reconociendo en los resultados de la empresa, la disminución periódica del valor de sus activos fijos e intangibles, respectivamente. Esta disminución se produce debido al desgaste de su uso, al paso del tiempo y a la vejez. Muchas veces, bajo estándar IFRS, los gastos por depreciación y amortización están ocultos en otros ítems de costos y gastos más generales, y no aparecen explícitamente en el estado de resultados.

Partiendo del margen bruto y, considerando adicionalmente los gastos operacionales y otros ingresos y gastos, se obtiene la ganancia (o pérdida) por actividades operacionales (margen operacional o utilidad operacional) (8).

Utilidad operacional = Margen bruto - gastos operacionales + otros ingresos y gastos

La utilidad operacional es un indicador que busca dar cuenta del resultado de las actividades a las que se dedica la empresa. Sin embargo, su cálculo incluye algunos ingresos y gastos no directamente atribuibles al negocio principal que podrían estar ensuciando el resultado.

Debido a esto, existen otros indicadores estandarizados como el EBITDA (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization, que en español significa “Utilidad antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización”) y el EBIT (Earnings Before Interest and Taxes o “Utilidad antes de intereses e impuestos”).

El EBITDA y el EBIT se utilizan comúnmente por inversionistas para medir el resultado financiero de la empresa y compararlo con el de sus competidores. Estos indicadores muchas veces se reportan como parte del análisis razonado del estado de resultados o se pueden extraer a partir de las notas al EE.RR.

Los ingresos financieros y gastos financieros corresponden a ingresos o gastos que la firma reconoce cada año por las inversiones realizadas o préstamos recibidos, respectivamente. Muchas veces ambos se agrupan en la cuenta gastos financieros netos (9).

Al descontar a la utilidad operacional los gastos financieros netos se obtiene la utilidad antes de impuestos (10).

Utilidad antes de impuestos = Utilidad operacional - gastos financieros netos

La utilidad antes de impuestos representa la base financiera a la cual se restarán los impuestos a las ganancias (11) que debe pagar la empresa en el período. Estos dependen de cada país y, en algunos casos, también del tipo de empresa. En caso que la utilidad antes de impuestos del período presente un resultado negativo, la empresa no deberá pagar impuestos en dicho período, sino que por el contrario, obtendrá lo que se conoce como crédito impositivo, es decir un monto a favor que le permitirá descontar impuestos futuros una vez que genere ganancias.

Finalmente, luego de descontar los impuestos, se obtiene la utilidad neta (12) de la empresa.

Utilidad neta = Utilidad antes de impuestos - impuestos a las ganancias

La utilidad neta representa la creación de valor por parte de la empresa, y es un dato muy relevante para los inversionistas.Es importante evidenciar la gran diferencia que existe entre los ingresos de una empresa y sus utilidades. Los ingresos representan las ventas, y las utilidades son un incremento patrimonial para los accionistas en el período analizado. Dichas utilidades permitirán determinar los dividendos que recibirán los accionistas en el período y, por lo tanto, guardan directa relación con el retorno con que se premia a dichos inversionistas por el capital invertido en la empresa.

Profesores ayudantes del curso: Felipe Carraha, Benjamín Hassi, Diamela Peña y Consuelo Valencia, estudiantes del Magíster en Ciencias de Ingeniería UC.

Quedan invitados al curso Análisis de Estados Financieros de los Diplomados de Clase Ejecutiva UC. ¡Matrículas abiertas!


Fuente: El Mercurio