Según datos de la Tesorería General de la República:
Devolución de impuestos sin cobrar equivale a unos US$ 40 millones
12.03.2017

No estar al momento de la llegada del cheque de devolución en el domicilio registrado o errores en el ingreso de los datos personales figuran entre las principales razones que explican la acumulación de estos fondos. Pero no todo ese monto puede ser rescatado, pues los que corresponden a procesos previos al 2012 ya pasaron a arcas fiscales.  


El próximo sábado 1 de abril se inicia la Operación Renta 2017, y a pocos días de que se comience dicho proceso, datos de la Tesorería General de la República (TGR) muestran que hay más de $26.125 millones en devoluciones de impuestos históricos -el equivalente a unos US$ 40 millones al precio actual- que se acumularon y que no fueron rescatados por contribuyentes en procesos anteriores.

No estar al momento de la llegada del cheque de devolución en el domicilio registrado; errores en el ingreso de los datos personales para quienes solicitan su pago vía transferencia bancaria; o simplemente no ir al banco entre quienes solicitan recibir estos dineros en una caja del BancoEstado, figuran entre las principales razones que explican la acumulación de estos fondos.

Ahora bien, esto no significa que la totalidad de esos $26.000 millones estén disponibles para ser rescatados por los usuarios, pues de acuerdo con la ley, los dineros que por este concepto son “custodiados” por Tesorería prescriben tras cinco años. Por lo tanto, solo los contribuyentes que tienen devoluciones pendientes desde el 2012 en adelante pueden recuperarlas. Los dineros acumulados previos a dicho año ya han sido traspasados a las arcas fiscales.

Hasta el año 2015, eran más de 100 mil los cheques que no habían sido cobrados por sus dueños, por un monto que alcanzaba los $13.963 millones (ver infografía). Mientras que el año pasado se sumaron $12.162 millones, explicados por cheques y pagos por caja no cobrados en los 60 días de plazo que considera la ley, por lo que pasaron a la categoría de “caducados”, según la terminología de la Tesorería.

Hay una buena noticia para quienes tienen devoluciones pendientes a partir de 2012: estos dineros pueden recuperarse y la máxima autoridad de la TGR, Hernán Frigolett, entrega algunas claves.

“El primer requisito es que el contribuyente haya hecho su declaración de impuestos y solicitado una devolución en procesos anteriores. En caso de que corresponda dicho pago, el contribuyente debe llamar a la mesa de ayuda de la Tesorería y pedir las instrucciones para renovar el cheque o para que se dé una orden de pago en BancoEstado”, explica el tesorero.

Evolución hacia la transferencia bancaria

En el último tiempo, la Tesorería ha intensificado el llamado a privilegiar la solicitud de devolución de impuestos a través del depósito bancario. “Ese método es siempre más seguro, eficiente y permite devolver en menos tiempo el dinero de los contribuyentes”, asevera Frigolett.

En los últimos años ha sido explosivo el aumento de esta fórmula. Así, mientras el 2014 el 82,4% de las devoluciones se realizó vía depósitos bancarios, este porcentaje llegó a casi un 92% en 2016.

“Nos interesa sobremanera que siga creciendo fuertemente el depósito en cuenta bancaria. El 2016 ya tuvimos 2.251.940 devoluciones por transferencia, que era un incremento importante respecto de los 2.092.361 del año anterior. Es decir, 159 mil contribuyentes más que se convencieron de que entregar (los datos de) la cuenta bancaria es una herramienta más poderosa. En este proceso estamos apuntando, a llegar a cerca del 95%”, explica el economista.

Para quienes aún no confían en realizar operaciones vía internet y buscan evitar el uso del cheque, el 2016, la Tesorería ofreció la opción de retirar su devolución directamente en una caja de BancoEstado. Y esta alternativa fue bien acogida por los contribuyentes, puesto que el 6,41% lo hizo por esa vía, más del triple de quienes lo solicitaron vía cheque (2%).

“Gran parte de la reducción de los cheques se debe a que apareció esta nueva modalidad de pago y este año la vamos a publicitar mucho más”, revela el tesorero.

Gasto por emisión de cheques cayó más de la mitad en últimos años

La campaña emprendida por Tesorería para disminuir la emisión de cheques no se debe a un afán de obligar a los “románticos” que aún prefieren este medio de pago a que ingresen al mundo de los pinpass y las páginas web de los bancos. La realidad es que tiene un interés mucho más sensato en momentos de estrechez fiscal: el alto costo monetario que implica este método para el Estado.

La impresión de los cheques, que hasta el año 2015 estaba a cargo de la Casa de Moneda, tenía un costo unitario de $78 (sin IVA), lo que se suma un costo de distribución por Correos de Chile de $840. El monto de impresión varió en 2016, cuando tras una licitación se adjudicó a AMF Impresores por un valor unitario menor ($73 más IVA), mientras que los envíos de las cartas certificadas aumentó a $876.

De esta forma, el 2015, el fisco tuvo que desembolsar poco más de $331 millones como parte de los gastos de gestionar estos pagos, cifra que incluye el total de cheques emitidos por Tesorería a quienes solicitaron esta forma de pago, más los que debe generar a quienes solicitaron el depósito por transferencia electrónica, pero dicha operación falló. El año pasado, en cambio, el costo cayó a más de la mitad, solo superando los $137 millones.

Pero si el costo que implica para el Estado la aplicación de esta metodología no convence a los que prefieren el cheque, la Tesorería suma un nuevo ingrediente que hace más atractiva la elección de las otras alternativas. Según el tesorero, si realiza su declaración en la primera quincena de abril y opta por recibir la devolución vía transferencia, su pago estará disponible entre el 10 y 13 de mayo. En cambio, si elige el pago por cheque o por caja, queda postergado para los primeros días de junio. “Debemos tener todo acumulado para hacer el despacho al BancoEstado o la empresa que tiene que emitir los cheques”, explica.

Con este argumento, Frigolett reconoce que “a todos nos conviene que las devoluciones se hagan a través de una cuenta bancaria”.

“Nos interesa sobremanera que siga creciendo fuertemente el depósito en cuenta bancaria”.

Hernán Frigolett

Tesorero 

Carlos Agurto 


Fuente: El Mercurio