Proyecto de ley de Gobierno fue anunciado ayer por el Presidente Sebastián Piñera:
Sala cuna universal será con cargo al empleador y financiamiento genera reparos de la CPC y CUT
09.08.2018

Beneficio se costeará con alza de la cotización previsional, que será de entre 0,1% y 0,4%. Empresarios advierten que fórmula constituye un impuesto al trabajo y multisindical pide un mayor rol del Estado.  


En una sala cuna de la Asociación Chilena de Seguridad (AChS), ayer el Presidente Sebastián Piñera, junto a la ministra de la Mujer, Isabel Plá, y al titular del Trabajo, Nicolás Monckeberg, firmó el esperado proyecto de ley que crea el beneficio de sala cuna universal para hijos de trabajadoras y trabajadores.

La reforma busca terminar la actual discriminación del artículo 203 del Código del Trabajo, que limita el derecho a sala cuna solo para madres de empresas con 20 o más trabajadoras. Actualmente, solo el 11,7% de las empresas cuenta con 20 o más trabajadoras.

También pretende impulsar la incorporación de las mujeres al trabajo remunerado, independiente del tipo de contrato y el tamaño de la empresa a la cual presta servicio.

"Les va a permitir a todos los niños y a todas las madres y padres trabajadores poder acceder a una sala cuna de calidad", destacó Piñera, precisando que el beneficio también regirá para padres trabajadores cuando estén al cuidado de sus hijos.

Cotización adicional

La iniciativa tiene como fin garantizar el derecho a sala cuna de calidad a todos los hijos menores de dos años de mujeres trabajadoras . Una vez implementado, cerca de 100 mil niños pasarían a contar con el beneficio y en los próximos años podrían sumarse al mercado laboral cerca de 130 mil mujeres.

Se otorga el acceso al beneficio a los hijos menores de 2 años de todas las trabajadoras dependientes regidas por un contrato del Código del Trabajo. En este grupo se incluye a las trabajadoras de casa particular y a todas las trabajadoras independientes.

Para financiar el derecho, el Gobierno optó por un aumento de la cotización previsional a cargo del empleador, que será de entre 0,1% y 0,4% por cada trabajador o trabajadora que esté contratado. Este porcentaje de la cotización será reajustable cada dos años por decreto supremo del Ejecutivo y su variación dependerá de la demanda que exista por el beneficio.

Según una minuta del Ejecutivo sobre el proyecto, si la remuneración es de $400.000, el empleador deberá pagar entre $400 y $1.600. También se precisa que el Gobierno aportará recursos al fondo durante el período de implementación de la ley.

El beneficio por hijo será de hasta $245.000 mensual, más la matrícula. Para la recaudación y el pago de los beneficios se creará una entidad independiente (ver recuadro).

A los seis meses de publicada la ley, comenzarán a cotizar los trabajadores dependientes. En ese mismo plazo empezarán a gozar del beneficio.

El presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alfonso Swett, valoró la ampliación del beneficio, pero se mostró en desacuerdo con el financiamiento. "Al quedar a cargo del empleador a través de la cotización previsional, constituye un impuesto al trabajo. Esto significa que será más caro contratar personas, principalmente en las pequeñas empresas", advirtió.

La CUT expresó igualmente reparos, pidiendo un mayor aporte del Estado.

AGENDA LABORAL
Este jueves, el Gobierno anunciará otro proyecto clave: la norma que regulará el trabajo a distancia.

"Vamos a analizar los detalles. Nos interesa que se incorporen mujeres dependientes e independientes".
CAROLINA GOIC
SENADORA DC

"No solo ponemos a los niños primero en la fila; terminamos con la odiosa discriminación contra la mujer".
FELIPE KAST
SENADOR DE EVÓPOLI

"Al quedar a cargo del empleador a través de la cotización previsional, constituye un impuesto al trabajo".
ALFONSO SWETT
PRESIDENTE DE LA CPC

"Pedimos un financiamiento compartido, pero entre el Estado y las empresas".
JULIA REQUENA
VICEPRESIDENTA DE LA MUJER CUT

 Ente privado administrará fondo

Tal como en el caso del seguro de desempleo, el fondo solidario que administrará el beneficio de sala cuna universal estará a cargo de un ente privado, cuya adjudicación será vía licitación pública.

Dicha entidad será la encargada de manejar la rentabilidad del fondo y pagar directamente a las salas cuna la matrícula y la mensualidad por el cuidado del hijo de la madre o el padre trabajador.

El sistema permitirá que el acceso a sala cuna no sea por convenio de la empresa, sino que se pueda acceder a la que se elija según conveniencia, pudiendo incluso pagar la diferencia si existiera. Todas las salas cunas que sean pagadas por este medio deberán contar con la acreditación del Mineduc.

Suman a trabajadoras domésticas

El proyecto de ley del Gobierno también incluye a las empleadas de casa particular como beneficiarias del derecho a sala cuna universal para sus hijos.

Para tener acceso deberán cumplir los mismos requisitos que el resto de los trabajadores dependientes: sus empleadores deberán pagar por cada trabajadora una cotización adicional, entre un 0,1% y un 0,4% de su remuneración.

Los efectos de la estimulación temprana: desde menor deserción escolar hasta mejor rendimiento

Los primeros años de vida son una etapa crucial para el desarrollo de habilidades y pueden zanjar en buena medida, según los expertos, el desempeño de los niños en el futuro.

"Hasta los dos años, la madurez cerebral se incrementa en 240% gracias a los aprendizajes motrices. Durante los primeros tres años, las conexiones neuronales se desarrollan en el orden de trillones, casi a mil por segundo, frente a una crianza, cuidado y estímulo adecuados", asegura la subsecretaria de Educación Parvularia, María José Castro.

Lorena Bustamante, presidenta de la ONG Red Infancia Chile, valora la iniciativa del Ejecutivo y coincide en los beneficios de la estimulación temprana: "El niño podrá desarrollar sus niveles de pensamiento, su capacidad de razonar. En el área motora, aprenderá a desplazarse, saltar y caminar con más precisión".

Aunque quienes trabajan en instancias ligadas a la niñez destacan el proyecto, también enfatizan que no basta con el acceso a la sala cuna. También, dicen, se debe asegurar la calidad de la atención a los menores.

"Para tenerla, tengo que contar con adultos en buenas condiciones. Si pretendo que una técnico se haga cargo de 15 guaguas, no hay ninguna posibilidad", ejemplifica María de los Ángeles Castro, educadora de párvulos y directora ejecutiva de la fundación Infancia Primero.

Sistema de guardadoras

El ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, anticipa que el Gobierno presentará más adelante un proyecto para crear "un sistema de guardadoras de niños certificadas". De esta forma, explica, "aquellas personas que quieran desarrollar como oficio, con calidad y buenos estándares, una guardería infantil en su barrio o domicilio, pequeña, puedan hacerlo".

La fundación Niños Primero trabaja con un sistema similar. Se trata del programa Padres-Hijos en Casa, traído de Estados Unidos, en que profesionales visitan a las familias de niños de 2 años y trabajan -con los adultos y menores- hasta los 4, para preparar su ingreso al colegio.

Anne Traub, directora ejecutiva de la institución, enumera los beneficios que este modelo ha tenido en el extranjero: "Los niños del programa, versus otros del mismo estrato socioeconómico (...) tienen tasas de deserción escolar un 30% menor y en pruebas estandarizadas que podríamos comparar al Simce, superan el promedio estatal en lenguaje".

Afirma que en un seguimiento que se hizo en Jamaica se demostró que los menores del programa tenían -al crecer- ingresos un 25% mayores que los pares del grupo de control del estudio. Traub plantea, eso sí, que para obtener este tipo de resultados la clave es la calidad de la atención: "Si uno lo va a llevar a un lugar que solo será una guardería, no es lo mismo".

Independientes también cotizarán

Los trabajadores independientes también podrán acceder a la sala cuna universal, que será con cargo al empleador.

Mientras los trabajadores dependientes comenzarán a cotizar para este beneficio a los seis meses desde que se publique la ley, los independientes deberán hacerlo al año y medio después, y a los dos años podrán comenzar a ser parte del beneficio.

La reforma se vinculará con el proyecto que le aplica gradualidad a la obligación de cotizar a los trabajadores independientes para todo lo que involucra seguridad social, que se presentaría en la próximas dos semanas.

J. p. palacios y m. j. coloma 


Fuente: El Mercurio