Informe trimestral de percepciones que recogió el Banco Central en agosto:
Desempeño de los negocios es más bajo de lo esperado y se atrasan expectativas de repunte
03.08.2018

Empresas ven mayor dinamismo en la inversión minera e industria salmonera, pero sin grandes proyectos nuevos; el empleo estancado y lenta actividad en venta de bienes y servicios de consumo.  


El Informe de Percepción de Negocios de agosto publicado por el Banco Central entrega resultados mixtos, donde los ejecutivos de 180 empresas a lo largo del país dan cuenta de un mayor dinamismo en la inversión minera, aunque lejos de lo observado en 2011-2013.

Por otro lado, la gran mayoría de los entrevistados señala que el desempeño de sus negocios ha sido más bajo de lo que esperaban a comienzos de año, por lo que han atrasado las expectativas de un repunte más sustantivo hacia fines de 2018 y comienzos de 2019.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, comentó que el próximo lunes habrá nuevos antecedentes con el Imacec de junio y espera tener una buena noticia que comentar. "Creo que vamos a ir notando que en esta economía se va a consolidar el crecimiento", agregó, apuntando niveles del 3,5% al 4%, que es el proyecto del Gobierno.

Los proveedores de bienes y servicios relacionados con la inversión, especialmente minera, reportan un buen desempeño y algo similar en la industria salmonera. Sin embargo, la mayor parte de la inversión corresponde a etapas de evaluación inicial de proyectos o ampliaciones de lo existente y a una reposición de maquinaria y equipos. Los consultados coinciden en que "no se aprecian proyectos de inversión de gran escala y tampoco hay claridad sobre cuándo podrían materializarse".

La inversión es menos dinámica en los demás sectores y está ligada principalmente a la reposición de capital depreciado; a la mejora y/o automatización de procesos que permitan mejorar la eficiencia y los márgenes.

En los negocios relacionados con la inversión pública preocupa a los entrevistados la lentitud de los procesos de licitación tras la instalación de las nuevas autoridades, lo que se suma a los anuncios de reducción de gasto público.

En venta de bienes y servicios de consumo observan una lenta actividad, debiendo generar importantes esfuerzos para mejorar sus ventas.

El informe apunta al consenso de los entrevistados en evaluar que el empleo está estancado, lo que asocian a que aún hay capacidad ociosa; a que los ajustes en los márgenes han llevado a mejorar la eficiencia y producir con menos recursos humanos; y a que el proceso de mecanización y automatización los hace requerir menos mano de obra. Solo en algunos casos se espera una mayor contratación ligada a mayor demanda, pero -dado los costos asociados a la contratación y desvinculación de personal- indican que "no procederán a aumentos de empleo mientras no se aprecie con mayor claridad que sus resultados se acercan a lo esperado".

El ministro Larraín destacó que ya se han visto mejores cifras de empleo con la creación de más de 70 mil empleos privados asalariados con contrato.

El informe del Banco Central también da cuenta de una creciente preocupación por los alcances de la guerra comercial de EE.UU. y su efecto en la actividad económica en los próximos trimestres, tanto por su impacto en la demanda externa, la inversión, el precio del cobre y el tipo de cambio.

 "Despejar incertidumbre en ámbito regulatorio"

El clima de negocios en general en el país es positivo, asegura Diego Hernández, presidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) y lo refrenda con la evolución del Índice de Confianza Empresarial (IMCE), que desde enero a la fecha se ubica sobre los 50 puntos que marcan el nivel optimista. No obstante, aclara que los grandes proyectos de inversión, toman tiempo en materializarse.

La actual producción responde a inversiones realizadas en el pasado y para aumentar a futuro la producción se requieren inversiones. Para ello, señala, "hay que despejar incertidumbres en el ámbito regulatorio, simplificando y acelerando el otorgamiento de permisos, desenredar la compleja normativa tributaria y avanzar en la integración total. En lo laboral, cerrar los espacios a la judicialización de las relaciones laborales y realizar cambios que den mayores grados de certeza jurídica".

En el ámbito interno, indica que podrían estar afectando las altas expectativas que se generaron con el cambio de Gobierno, y se estaría considerando la inercia que tiene la economía y el desfase natural entre cambios de políticas y la obtención de resultados concretos. En el plano externo, apunta a la inquietud por la guerra comercial de EE.UU. y China.


Diego Hernández, presidente de la Sociedad Nacional de Minería.
6,3% suben las ventas minoristas en junio

El índice de actividad de comercio al por menor aumentó 6,3% en junio, respecto de igual mes del año anterior, y el indicador de ventas de supermercados, en un 6,5%, informó el INE.

El índice de actividad del comercio creció 9,1%. La división mayorista se expandió un 8,4%, y el sector automotor, en un 25,7%. Excluyendo los automóviles, el sector minorista creció un 5%. Con un aumento de 15,1% en 12 meses, los bienes durables lideraron el comercio y los bienes no durables marcaron 4,3%.

"Creemos que el sector minorista, sin contar el automotor, irá levemente de menos a más, ayudado en parte por una menor base de comparación en la segunda mitad del año y condicionado a que comience a repuntar el mercado laboral, los salarios y vuelva a acelerarse la masa salarial", señala el reporte de la Cámara Nacional de Comercio (CNC).

"Redoblar esfuerzos por mejorar la confianza"

Manuel Melero, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), dice que la conclusión del informe del Banco Central confirma lo que indican los índices del sector: un crecimiento más lento de lo esperado, acompañado por un mercado laboral que no repunta, a lo que se suma el escenario de una posible guerra comercial. "Nos parece clave redoblar esfuerzos público-privados por mejorar los niveles de confianza y de productividad, así como crear más y mejores empleos", dice.

La Cámara de Comercio de Santiago (CCS) anticipó en enero pasado que las expectativas se tenían que ir moderando luego del fuerte aumento que tuvieron después de las elecciones. George Lever, gerente de Estudios del gremio, dice que la expansión de la actividad este año tiene a su favor una baja base de comparación, pero hay dos expectativas no cumplidas: una es que la venta de bienes no durables se iba a consolidar y, la otra, que las condiciones de empleo y remuneraciones iban a mejorar, lo que no ha ocurrido a la velocidad esperada. "La expectativa de mayor contratación en las empresas se ha ido diluyendo", señala. Con todo, prevé un repunte gradual en el empleo, anticipa un aumento de 5,5% en la inversión en general y crecimiento de 4,2% anual en las ventas del comercio minorista.

Manuel Melero, presidente de la Cámara Nacional de Comercio.

LINA CASTAÑEDA 


Fuente: El Mercurio