Excluyendo a Nueva Masvida, alcanzaron los $55.500 millones:
Utilidades de isapres suben casi 150% a septiembre por alza de la tarifa GES 
09.11.2017

Banmédica fue la aseguradora que mayores ganancias tuvo y más que triplicó sus beneficios respecto de los primeros nueve meses de 2016.  


Este año ha sido especial para las isapres. El actual ejercicio ha estado marcado por una paradoja: mientras Masvida, una de las aseguradoras del sistema de salud privado, cayó en una profunda crisis que la hizo desaparecer, para varias firmas de su competencia comenzaba un ejercicio en el que gozarían de resultados muy positivos, por sobre los que se habían registrado en los últimos años.

Así, al tercer trimestre, las isapres abiertas -excluyendo a Masvida y Óptima, cuyas carteras se fusionaron a partir de mayo para formar Nueva Masvida- registraron ganancias por $55.500 millones, lo que implica un alza de 148% en las utilidades respecto de enero-septiembre del año pasado, según informaron recientemente las firmas en los balances que entregaron a la Superintendencia de Salud.

En monto, las ganancias son las más altas desde el mismo período de 2012 y en variación, la mayor en al menos diez años (ver infografía).

Por isapre, Banmédica fue la que tuvo las más altas ganancias, de $19.100 millones y, con ello, más que triplica los beneficios que obtuvo en el mismo lapso de 2016. Le sigue Colmena con $11.700 millones, la que tuvo un alza de 134%; luego Cruz Blanca, que obtuvo utilidades por $11.500 millones, 182% más altas que en el mismo lapso del año pasado. Vida Tres -que es la aseguradora más pequeña del sistema por número de afiliados- ganó $7.100 millones, siendo la de menor avance con 7,8%, y Consalud registró un beneficio de $6.100, lo que implicó un fuerte incremento respecto de los $555 millones que obtuvo en los primeros nueve meses del año pasado.

En tanto, Nueva Masvida también tuvo utilidades, por $5.465 millones, pero estas no son comparables con las que tenía Óptima el año pasado (ver recuadro).

En la industria manifestaron que los resultados per cápita son iguales o inferiores a las ganancias de 2013 o 2014. En el sector, aseguraron que el aumento en los beneficios exhibidos por las isapres se explica porque el primer semestre hubo una importante influencia del alza en la tarifa de Garantías Explícitas en Salud (GES).

Así, fuentes de la industria sostuvieron que a partir del segundo semestre de 2016 se comenzó a aplicar el nuevo valor de la cobertura GES, siendo 2017 el primer año en que el precio debe mantenerse fijo por los próximos tres. Por lo mismo, las utilidades que registraron las isapres en la primera mitad de este año son significativamente más altas comparadas con las que exhibió el sistema a septiembre de 2016, pues en ese semestre no había efecto de la nueva tarifa GES.

Con ello, dijeron que los resultados de julio-diciembre de este año serán comparados con los del mismo período de 2016, donde ya había reajuste, por lo que no debería haber un efecto tan significativo por este concepto.

En los primeros nueve meses del actual ejercicio, hubo aumento en el ingreso de cotizantes adicionales de cobertura de Garantías Explícitas de Salud (GES), ingresando 51 mil nuevos beneficiarios en comparación con el mismo período de 2016.

Pese a estos buenos resultados, en la industria advierten que estos resultados serían circunstanciales y que en 2018 el sector enfrentaría utilidades más bajas. Así, una fuente de la industria explica que la presión de aumento de costo sigue estando, y que si bien disminuyó en parte por la menor actividad económica y mayor gestión de costo por parte de las isapres, en 2018 se prevé un incremento mayor a este 2017 por reactivación de la economía que se espera.

7,8%

subieron las utilidades de Vida Tres, el menor avance de la industria.

$22.442 millones

fueron las ganancias de la industria entre enero y septiembre de 2016.

Nueva Masvida ganó $5.465 millones al tercer trimestre

El fondo estadounidense Nexus -controlador de Nueva Masvida- estaba preparado para tener cerca de dos años de pérdidas para que, luego de ese período, el negocio empezara a repuntar.

Pero, muy por el contrario, el panorama ha sido más alentador del que ellos mismos esperaban.

Desde mayo pasado la isapre fusionó su cartera de afiliados con la de Masvida, en medio de una transacción tras la profunda crisis de la aseguradora que lideraban los médicos. Y ya está teniendo ganancias.

De hecho, entre enero y septiembre, Nueva Masvida -considerando a Óptima hasta abril y a la nueva aseguradora desde mayo- tuvo utilidades por $5.465 millones.

María Paz Infante 


Fuente: El Mercurio