¿Por qué impulsar el teletrabajo? Aquí 7 razones para hacerlo
12.09.2017

Trabajar a distancia entrega múltiples los beneficios, tanto para el trabajador como para el empleador.


Con el desarrollo de las tecnologías, la penetración de internet y la proliferación de los dispositivos portátiles- como laptops, tablets y smartphones- son cada vez más las organizaciones que están mirando con buenos ojos implementar, por lo menos, una vez a la semana el teletrabajo entre sus empleados.

Así lo afirma Benjamín Toselli, presidente ejecutivo de la consultora de selección de ejecutivos especializados en tecnología IT Hunter, quien reconoce que esta modalidad, si bien no se puede aplicar a todos los rubros de la economía, en el futuro será una práctica común por los beneficios que entrega a los trabajadores.

Según datos del mercado, para 2025 la generación Millennials representará más de un 70% de la masa laboral en el mundo. Por ello, el experto llama, a quienes lideran las empresas y áreas de Recursos Humanos, a considerar esta realidad y a mirar los aspectos positivos que el trabajo remoto genera en las personas.

Entre los puntos a favor del teletrabajo, el ejecutivo de IT Hunter menciona los siguientes:

Ahorro de tiempo: El hecho de no tener que salir de casa para trasladarse al lugar de trabajo, ya sea usando el propio automóvil o la locomoción pública, no sólo significa ahorro de dinero, sino que también de tiempo. “Hay trabajadores en Santiago que destinan entre una y dos horas para llegar a su oficina, y la misma cantidad de horas para retornar a su hogar. Es decir, son casi cuatro horas diarias que se consumen en traslados, y alrededor de 20 horas a la semana, lo que es demasiado tiempo perdido”, sostiene Toselli.

Mayor compromiso: Las personas que pueden trabajar una vez por semana desde su casa están más comprometidas con su trabajo y con la empresa que les da esa gran posibilidad. Esto se traduce en un mayor sentido de la responsabilidad en el cumplimiento de las funciones del cargo para que dicho privilegio se mantenga en el tiempo.

Mejor calidad de vida: La posibilidad de quedarse trabajando desde el hogar, al menos un día a la semana, implica para el individuo disponer de una jornada laboral que comienza de una manera más tranquila, es decir, sin el estrés de los desplazamientos habituales o la angustia de llegar atrasado.

Mayor conciliación entre familia y trabajo: El trabajar remotamente permite a la persona compartir más tiempo con sus seres queridos, mejorando con ello la comunicación familiar y fortaleciendo los lazos en el hogar. No obstante, el headhunter aclara que “no es un día administrativo o de relajo, por lo cual la familia debe entender que la persona va a trabajar en la casa y que debe tener el tiempo y el espacio necesarios para realizar su trabajo de la mejor forma posible”.

Orientación a metas: Una de las claves para que el teletrabajo logre buenos resultados pasa porque se implemente en base a metas o parámetros cuantificables. “En la medida que el empleado tenga claridad sobre los objetivos que debe cumplir ese día, dicho sistema podrá funcionar de manera eficiente, mejorando con ello su productividad”, explica el presidente ejecutivo de IT Hunter.

Uso de las tecnologías: El implementar esta modalidad laboral supone emplear parte de las tecnologías de información y comunicación disponibles en el mercado, muchas de las cuales posibilitan no sólo el trabajo remoto, sino que también el trabajo colaborativo, lo que beneficia a toda la organización.

Fortalecimiento de la imagen corporativa: Una organización que entregue esta posibilidad a sus empleados tendrá una reputación positiva en el mercado porque su ambiente laboral mejorará en el tiempo y traspasará sus paredes, lo que a su vez la convertirá en un atractivo lugar para trabajar.


Fuente: Publimetro