Hace 5 semanas trabajadores hicieron petitorio:
Cambio de gabinete postergaría reajuste de empleados públicos
11.09.2017

Economistas creen que el reajuste debiera estar en torno a un 3% nominal por menores arcas fiscales.  


El viernes se cumplieron cinco semanas desde que los trabajadores del sector público entregaron su petitorio de negociación a la Presidencia y a los ministerios de Hacienda y Trabajo, pero recién la semana pasada recibieron una respuesta de acuso de recibo, donde, además, se les señalaba que los equipos técnicos de ambos ministerios comenzarán a analizar la propuesta.

El año pasado en estas fechas, la Mesa del Sector Público (MSP) -que agrupa a los 15 gremios que representan a los empleados públicos- había tenido una primera reunión de negociación y ya sabían que el 16 de septiembre tendrían la primera propuesta de reajuste de parte del Gobierno. En cambio, en años anteriores, como 2015 y 2014, el proceso se había hecho en octubre y noviembre.

Entre las razones que estarían postergando la discusión este año -y que los trabajadores han intentado adelantar para que no se tope con el debate del Presupuesto ni con las elecciones presidenciales- es cambio del gabinete económico.

Desde que Nicolás Eyzaguirre tomó el mando de Hacienda ha manifestado su intención de continuar en la misma línea que el ex ministro Valdés, de un reajuste austero.

Andrea Palacios, secretaria de la coordinación de la MSP por el reajuste, señaló que la circular que recibieron la semana pasada fue una señal positiva y que esperan llegar a un consenso con el Gobierno. Respecto de una fecha para comenzar con la negociación fue optimista de que en las próximas semanas tendrán noticias. Según conversaciones informales que desde la mesa han tenido con Hacienda, las negociaciones comenzarían antes de que se presente el Presupuesto a fines de septiembre.

Visión de los economistas

En su pliego de negociación, los empleados públicos solicitan un reajuste nominal de un 6%, además de otros bonos y beneficios. Sin embargo, los economistas calculan que este deberá estar en torno a un 3% nominal, dado el complejo escenario fiscal.

Cecilia Cifuentes, académica del ESE Business School, señaló que el reajuste real debería ser cercano a cero, es decir, como máximo de un 3% nominal. “El mayor precio del cobre no debe ser considerado como un factor en la negociación, ya que el gasto se determina por los supuestos de tendencia, que siguen traduciéndose en una situación fiscal precaria”, comentó.

Juan Bravo de Clapes UC concuerda con que el precio del cobre no debe ser tomado en cuenta, ya que depende principalmente del desempeño de la economía china, “que mantiene importantes desequilibrios en sus mercados”, indicó. Agregó que “no solo estamos viviendo una situación compleja en materia de bajo crecimiento y productividad, sino que además tenemos un problema serio debido a la velocidad del deterioro de las cuentas fiscales, por lo que el reajuste debe ser coherente con la responsabilidad fiscal que se requiere”.

Negociaciones

Comenzarían antes de que se presente el Presupuesto a fines de septiembre.

Fiorenza Gattavara W. 


Fuente: El Mercurio