Los principales problemas que detecta EY en la Operación Renta
16.04.2018

De acuerdo con la consultora, la mayoría de los contribuyentes tomó decisiones aplicando los criterios establecidos en las resoluciones del año pasado.  


Cambio de criterios en crédito de 1ª categoría

En lo que va transcurrido del mes de la Operación Renta 2018, el cambio de criterios adoptado en marzo por el SII en torno a cómo se procesan los créditos del impuesto de 1ª Categoría, es el problema fundamental que enfrentan los contribuyentes, según la empresa auditora EY. La mayoría de los contribuyentes tomó decisiones aplicando los criterios establecidos en las resoluciones del año pasado, explica Juan Antonio Rivera, socio de Cumplimiento Tributario de EY. Estos consistían en entregar como crédito del FUT (Fondo de Utilidades Tributables) el 100% del impuesto pagado por la empresa y posteriormente se repartía el saldo del nuevo registro de Rentas Afectas a Impuesto (RAI) que viene a reemplazar el FUT. “Con el nuevo criterio, el servicio modificó la forma de determinación de los saldos iniciales de los nuevos registros y, por lo tanto, bajo ciertas circunstancias el contribuyente tiene que usar como crédito el nuevo régimen RAI del sistema integrado, que permite descontar solo el 65% y después repartir el crédito del sistema antiguo del FUT. Esta situación ha generado problemas porque muchos contribuyentes repartieron saldos en función del sistema anterior, sin el castigo de 35%. El cambio provoca un fuerte impacto”, dice.

Registros engorrosos

Rivera agrega que otro de los problemas es la complejidad para subir información tributaria con los nuevos registros establecidos por el SII. “Los sistemas son engorrosos, además hacen cruces y establecen ciertas validaciones que en algunos casos han tenido que saldar con el mejor saber y entender para que las declaraciones juradas sean aceptadas por el servicio. La plataforma que tiene el SII no es amigable para que el contribuyente suba información”, dice.

Explica también que la autoridad estableció plazos muy ambiciosos y difíciles de cumplir porque había que generar contabilidades y procesos de auditoría que no necesariamente estaban cerrados. “En el afán de tener el cumplimiento tributario anticipado, el servicio mantuvo el plazo inicial que era el 15 de marzo y mucha gente declaró en cero, solo para cumplir. Algunas declaraciones se hicieron con información que no estaba disponible. Posteriormente, el SII fue ampliando el plazo y dio 30 días adicionales, hasta el 17 de abril, lo que es más razonable de cumplir”, dice.

El socio de EY indica que la consultora ha tratado de ir anticipando el proceso, pero que “de todas maneras fue encontrando problemáticas y clientes que llegado marzo y abril no habían hecho todo el trabajo interno y que sencillamente no entendieron el sistema”.

“Lo que cabe es esperar que haya un período de adaptación a la reforma y también de educación, porque no se puede pretender que todos entiendan de inmediato cómo opera. El FUT nació en 1985 y recién en 2000 aparecen las interpretaciones más formales del SII, surgieron los oficios que permitieron homologar el entendimiento. Un entendimiento errado en los contribuyentes no va a permitir generar automáticamente más recaudación; puede ser todo lo contrario”, puntualiza.

Lina Castañeda 


Fuente: El Mercurio