Cómo luchar contra la timidez en una entrevista de trabajo
10.10.2017

Si bien esta características limita las relaciones sociales, pero especialista destaca que este tipo de personas pueden tener capacidades que de todas maneras son valoradas por las empresas.


La timidez es uno de los mayores inconvenientes a los que se enfrenta una persona que debe superar un proceso de selección laboral. Los encargados de reclutamiento se fijan especialmente en la actitud y en la expresión corporal de quienes entrevistan, por lo que es importante que el candidato disponga de estrategias que le permitan superar este problema de manera rápida y sencilla.

En primer lugar, es bueno tener en consideración que la timidez es un rasgo de personalidad diferente a otros atributos, como la extroversión, y cada uno puede estar asociado a competencias particulares.

“Una persona tímida podría tener alta capacidad de análisis, organización y planificación, visión de negocio, entre otras”, destaca Enrique Araneda, consultor de Proyectos Temporales y Servicios de Consultoría de Robert Half en Chile.

Claro, por el lado de las habilidades sociales puede ser una desventaja, pero el especialista afirma que “también puede ser un aporte en posiciones que requieren mayor concentración, creatividad y ensimismamiento”.

En ese sentido, Araneda remarca que es importante entender que una persona no “es” tímida, sino que tiene comportamientos que otros pueden percibir y juzgar como propios de alguien retraído, por lo tanto, es algo que se puede entrenar.

Por ejemplo, en una entrevista laboral, la persona puede adquirir gestos y palabras que la ayudarán a proyectar seguridad, solidez, convicción y firmeza. “La recomendación es preparar bien las respuestas a las preguntas más comunes; mantener un contacto visual estable con el entrevistador durante la conversación y, además, controlar el lenguaje no verbal”, apunta.

Otro consejo que entrega el profesional es saber pedir retroalimentación (feedback) a terceros. “En ocasiones, la imagen propia no es la misma que tienen otros de nosotros. Por esto es útil contrastar y preguntar a alguien de confianza o del lugar de trabajo que te mencione aspectos que te caracterizan y que podrías mejorar”, afirma.

Sin embargo, asegura que o más importante es mantener una mentalidad positiva y alegre. “Sin importar qué nos caracterice, a los demás les gusta estar cerca de gente que proyecta entusiasmo, felicidad y una mirada segura de las cosas. Esto se contagia y aporta al clima laboral general, por lo que siempre será muy valorado por el reclutador”, dice.

Recomendaciones para superar la timidez

Cuando lo más importante es impresionar a nuestro interlocutor, la timidez se convierte en un gran obstáculo en nuestro camino. En una entrevista laboral, cada segundo cuenta para impresionar a la persona que tenemos en frente. Recuerda que los reclutadores no solo se fijan en lo que dices, sino también en la expresión corporal, postura y actitud del candidato.

A continuación, te dejamos algunos consejos para controlar de la mejor manera posible, la timidez en este tipo de instancias:

Mentalízate: es importante llegar a la entrevista unos minutos antes para conocer el lugar, imaginarte trabajando allí, mirar la dinámica de la empresa y visualizarte dentro de ella. Esto te ayudará a tomar confianza más rápidamente.

Haz contacto visual: hay que ser capaz de mirar al entrevistador a los ojos, con naturalidad y tranquilidad. Durante la entrevista es importante realizar contacto visual en varias ocasiones, demostrando atención hacia lo que se te pregunta y mostrando confianza en ti mismo.

Siéntate derecho: si puedes, elige un asiento rígido que ayude a mantener tu cuerpo en la postura deseada. Los pies en el suelo y una leve inclinación hacia adelante mostrarán firmeza en tu actitud.

Mantén las manos relajadas: una tendencia muy común de quienes se sienten incómodos es jugar con las manos, el reloj, las pulseras o cualquier otro accesorio. Estos movimientos nerviosos distraen la atención del entrevistador, y muestran ansiedad y falta de relajación.

Haz preguntas abiertas: en este caso, a las personas les encanta hablar de la empresa, así que haz preguntas interesantes y preparadas sobre ella.

Sé agradecido: después de tu entrevista, envía una nota de agradecimiento a la persona que te entrevistó. Casi todo el mundo sabe que es importante hacerlo y casi nadie lo hace.


Fuente: Publimetro