Lineamientos de la propuesta de reforma previsional que debería ingresar al Congreso dentro de tres meses:
Gobierno propone subir el tope imponible a $3 mills. e igualarlo con el seguro de cesantía
14.04.2017

Alza sería gradual, y puede demorarse hasta ocho años. Otra de las decisiones será eliminar uno de los multifondos que existen actualmente, y lo más probable es que sea el B.  


A un día de que la Presidenta Michelle Bachelet anunciara en cadena nacional los lineamientos generales de la propuesta del Gobierno que se traducirán en el envío de un proyecto de ley que busca reformar el sistema previsional, la fórmula de la futura iniciativa va quedando más clara.

Además de las decisiones centrales, como que el 5% de cotización adicional se dividirá en 3% que va a las cuentas personales y 2% a un seguro de ahorro colectivo, hay otros elementos sobre la mesa que dicen relación con ajustes paramétricos, de cobertura, mejoras a la regulación y más participación del mercado.

1 Alza del tope imponible

Uno de los principales cambios es que el Gobierno decidió que se igualará el tope imponible de las cotizaciones previsionales al del seguro de cesantía, llevándolo desde las actuales 75,7 UF (equivalente a $2.006.156 actuales) hasta 113 UF ($3.007.909). Se haría de manera gradual en hasta ocho años, según evalúan en Hacienda. Ello será sobre el total de cotización, que será de 15%, y mantendrá la indexación al ajuste real de remuneraciones del INE.

Según explica Michel Laurie, abogado laboral de PwC, estos son descuentos legales, y, por lo tanto, si la ley sube el tope imponible en la práctica -y si es que el trabajador no pacta nada especial con el empleador-, la diferencia en el salario no la va a asumir la empresa. Lo que va a ocurrir es que el trabajador que gana por sobre el tope va a ver disminuida su remuneración líquida, afirma Laurie. Explica que la última vez que ello ocurrió fue con la implementación del seguro de cesantía en 2002, dado que del 3% de aporte previsional de dicho seguro, 2,4% viene del empleador y 0,6% del trabajador.

“La empresa podría asumir ese costo eventualmente, pero lo veo difícil, porque sería algo voluntario. Además, ya tendrán que hacer un aporte adicional de 5% para todos sus trabajadores, otro costo que hay que contabilizar”, señala Laurie.

2 Independientes tendrán que cotizar

Otro de los cambios será para los trabajadores independientes a honorarios, quienes deberán cotizar por el 15% de manera gradual. Este punto es clave, a juicio de la industria y de varios expertos -entre ellos, economistas y ex reguladores-, quienes han asegurado que fue un error postergar la obligatoriedad de cotización a 2018. Así, actualmente no es obligatoria la cotización para ese grupo, dado que un proyecto de ley aprobado en enero de 2016 aplazó la obligatoriedad para el próximo año, lo que deberá ser puesto en marcha por el próximo Gobierno.

Según señalan en Hacienda, para el resto de los trabajadores independientes se implementarán medidas que incentivan la cotización, reduciendo los costos de transacción con mecanismos simples y expeditos.

Una de las alternativas que estaría evaluando el Ejecutivo es establecer una gradualidad de cotización de ocho años para este tipo de trabajadores, lo que podría implicar que sea un octavo de cotización por año, hasta alcanzar el 15%. Según trascendió, la obligación de cotizar para independientes comenzaría a regir algunos meses después de aprobada la reforma previsional.

3 Se evalúa eliminar el fondo B

Una de las decisiones para simplificar el sistema sería eliminar uno de los actuales cinco multifondos. Según trascendió, la opción más probable es que sea el fondo B, dado que agregaría menos valor que otros, y además, según la visión del Gobierno, el fondo A y el C forman una mejor combinación.

Además, se limitará la elección de fondos más riesgosos en edades próximas al retiro. Se revalidará la estrategia de inversión por defecto y el tránsito por el fondo E al final de la vida activa.

4 Período de licitación sube a cuatro años

Otra de las propuestas de Hacienda es aumentar el período de licitación de los nuevos afiliados de dos a cuatro años y la posibilidad de incluir una parte de los antiguos afiliados con opción de salirse.

Fuentes de la industria explicaron que alargar la licitación podría presionar una baja en los costos del sistema por mayor competencia, aunque plantean que habría que revisar el diseño final, pues es complejo obligar a los afiliados a estar tanto tiempo en una AFP que, por lo general, tiene bajos costos, pero rentabilidades también menores.

5 Costos del sistema

Una de las decisiones anunciadas por la Presidenta es la creación de un ente estatal liviano que administrará el 5% de cotización adicional. Si bien Hacienda estima que el costo para los cotizantes sería de entre 0,2% y 0,3% del saldo total administrado, también habrá un costo fiscal, para armar el ente. En el ministerio estiman que ello deberá autofinanciarse y que al principio el fisco tendrá que hacer una inversión inicial y endeudarse para crearlo, lo que se pagará después. Una de las estimaciones que tienen es que cuesta más o menos lo mismo que lo que ocupan actualmente para la administración de los fondos soberanos.

Mariana Penaforte y María Paz Infante 


Fuente: El Mercurio