Según académicos y abogados expertos en derecho laboral:
Cotización con cargo al empleador tendría efecto directo en la ocupación
14.04.2017

El 5% adicional provocaría una menor formalización del empleo y un traslado de la cotización al sueldo del trabajador.  


El anuncio que hizo la Presidenta Michelle Bachelet por cadena nacional el miércoles, en el que confirmó que el 5% de cotización adicional sería con cargo al empleador, generó reacciones entre los expertos. Si bien ya era casi una realidad que cada trabajador implicaría un costo mayor para el empleador en materia previsional, los expertos señalaron que esto -a la larga- podría traducirse en un efecto en el empleo formal.

El objetivo principal de este incremento en la cotización es elevar las pensiones futuras, por lo que el proyecto de ley -que demoraría al menos tres meses en elaborarse- definiría que un 3% de dicha alza iría directamente a las cuentas personales de cada trabajador administradas por las AFP, mientras que el otro 2% se destinaría a un Seguro de Ahorro Colectivo administrado por una nueva entidad pública.

Cecilia Cifuentes, académica de ESE Business School de la Universidad de los Andes, señaló que esta alza “tiene un componente que va en contra del objetivo que es aumentar las pensiones, porque sabemos que uno de los problemas que tenemos es la informalidad, que esa es una de las causas que explican las bajas pensiones, las lagunas, el que la gente cotiza por menos del total de su sueldo, y al ponerle un impuesto al trabajo formal, agravamos el problema”.

La economista indicó que hubiera sido mejor “eliminar este componente de impuesto, haciendo que vaya todo a la capitalización individual y que esto no sea de cargo del empleador, porque eso incentiva a que los empleadores no formalicen a sus trabajadores”.

Otro efecto al que hace alusión Tomás Flores, ex subsecretario de Economía y académico de la Universidad Mayor, es que “paulatinamente en los contratados nuevos, el salario va a ser más bajo al que hubiera sido antes de la reforma”.

Por su parte, el profesor de derecho laboral de la Universidad Diego Portales (UDP) José Luis Ugarte dijo que el efecto sería marginal, pero que “lo único que podría ocurrir es que los empleadores intentaran trasladar al salario del trabajador el costo de esta cotización adicional”, pero, a su vez, indicó que eso se puede dar en cualquier cotización, pero que es inevitable y que no se puede garantizar por medio de una ley.

Según Claudia Sanhueza, también académica de la UDP y miembro de la Comisión Bravo por el tema de pensiones, indicó que como este incremento “no estaba incluido dentro de las prestaciones que estaban pagando los empleadores y para algún rango, por ejemplo para los trabajadores que están en el salario mínimo, eso va a afectar el costo del empleo”.

Fiorenza Gattavara 


Fuente: El Mercurio