La mayor baja en cinco años, según cifras de la Superintendencia de Salud:
Nuevos contratos de isapres caen 28% en abril por "corralito" de Masvida y desaceleración
17.07.2017

De todas maneras, sin considerar a esa institución, las suscripciones retrocedieron 15% en ese mes respecto del mismo período el año pasado. En la industria aseguran que menor dinamismo del empleo y la creación de trabajos por cuenta propia impactan.  


Los últimos meses han sido complejos para la industria de las isapres. En marzo pasado, la Superintendencia de Salud decidió intervenir Masvida como consecuencia de la profunda crisis que la aseguradora afrontaba. Esto generó que durante gran parte de ese mes y todo abril, la ex isapre estuviera bajo un régimen especial de intervención, instalándose un “corralito” que congeló su cartera.

Este escenario explicó en gran medida que los nuevos contratos del sistema de isapres -entre aseguradoras abiertas y cerradas- cayeran 28% en abril versus el mismo mes del año pasado, el mayor descenso en al menos cinco años. Según cifras de la Superintendencia de Salud, las suscripciones en el sistema llegaron a 22.278 en abril, mientras que en el mismo período de 2016 hubo casi 31 mil contratos.

Entre las grandes isapres, Masvida registró una caída de 95,9% en contrataciones de planes producto del “corralito”. Sin embargo, no todo está explicado por Masvida: de las 8.621 menores suscripciones respecto de abril del año pasado, el 54% se explica por esa isapre, mientras que el restante se debe a otras aseguradoras que también exhibieron una baja en las contrataciones de planes.

Por empresa, Masvida tuvo 4.657 suscripciones menos en doce meses; las de Cruz Blanca cayeron en 1.600; las de Banmédica, en 1.224; las de Vida Tres, en 251; las de Consalud bajaron en 794, y en Óptima (que hoy está fusionada con Masvida) hubo 169 contratos menos. En tanto, entre las isapres abiertas, la única que registró alza de suscripciones fue Colmena, con 111.

El presidente de la Asociación de Isapres, Rafael Caviedes, explicó que el sistema venía creciendo sostenidamente desde 2007 hasta mediados del 2016. En este contexto, el líder del gremio afirmó que estas cifras son un síntoma del deterioro de la economía. “Las isapres son una especie de termómetro del empleo de buena calidad y de estabilidad, y por lo tanto cuando el mercado laboral se deteriora, cae la participación de los trabajadores en el sistema de isapres”, aseguró Caviedes.

En el sector ven que una parte importante de estos retrocesos estaría explicada por el aumento de los trabajadores por cuenta propia, ante lo cual Caviedes recordó que la gran mayoría no cotiza. “Es necesario que exista creación de empleo y mejoramiento de renta, porque eso en definitiva es lo que les permite a las personas -como no existe ningún mecanismo de subsidio como sí lo hay en otros países- con sus propias cotizaciones afiliarse al sistema privado”, manifestó Caviedes.

No obstante, el superintendente de Salud, Sebastián Pavlovic, manifestó que “es aventurado afirmar que esta situación está dada por la situación económica”. Esto porque, a su juicio, lo relevante del análisis de las cifras es el total de beneficiarios y especialmente el total de cotizantes, los que aumentan en un 0,6%. Este nivel de crecimiento del número de cotizantes está muy por debajo del que solían exhibir las isapres.

Pese a que para Pavlovic no hay suficientes antecedentes para culpar a la desaceleración de la economía de lo que está pasando en el sector, aseguró que “hay menos contratos, pero también menos desafiliaciones, esto se relaciona con el poco dinamismo del sector, influenciado especialmente por el congelamiento de un porcentaje relevante de la cartera total de afiliados”.

Masvida lideró caídas

La ex aseguradora tuvo 4.657 suscripciones menos en doce meses. En tanto, entre las isapres abiertas, la única que registró alza de suscripciones fue Colmena.

Crece Fonasa en grupo de mayores ingresos y pensionados

El frenazo en el sistema de isapres hizo que más personas se integraran al sistema público de salud. Si en diciembre de 2015 había 13.256.173 beneficiarios en Fonasa, al cierre del 2016 ese número llegó a 13.598.639, lo que implicó que se sumaran 342.466 nuevos afiliados a este sistema. En Fonasa explicaron que el crecimiento se da en el grupo de mayor ingreso (grupo D, con ingreso imponible mensual mayor a $365.001) y pensionados (B).

El presidente de la Asociación de Isapres, Rafael Caviedes, recordó que Fonasa tiene la obligación de cubrir a todas las personas que no están en el sistema privado. Sin embargo, agregó que “no sé si las personas que dejan el sistema de isapres es por algún problema con su empleo, cotizan o simplemente se transforman en beneficiarios sin aportar en el sistema público de salud”.

María Paz Infante H. 


Fuente: El Mercurio