El 24% de la fuerza laboral se desempeña como microempresario
17.07.2017

Según el informe ‘Realidad de las microfinanzas en Chile’.


En Chile hay casi dos millones de emprendedores. Un sector pujante y en permanente evolución que, pese a ser vital para el dinamismo económico de un sector de la población, aún tiene enormes carencias y desafíos. Eso se desprende del informe ‘Realidad de las microfinanzas en Chile’, elaborado por BBVA Research y presentado por la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA).

El estudio consigna que el emprendimiento es un factor clave para crear oportunidades en zonas de escaso empleo formal, en especial en las regiones extremas. Según los datos recopilados, el 24% de la fuerza de trabajo se desempeña como microempresario. Del total de emprendedores que existen en el país, un 33% se dedica al comercio, 49% son informales, 52% no se encuentra afiliado a un sistema de salud, 69% no cotiza en una AFP y 88% no cuenta con seguro de accidentes.

También se puede desprender que un 66% de los microempresarios busca mejores expectativas, fundamentalmente elevar sus ingresos o los de su hogar, aunque luego de haber emprendido hombres y mujeres tienen distintas motivaciones para permanecer como independientes.

El 66% de las mujeres emprendedoras concentran su actividad en emprendimientos con ingresos mensuales de hasta $375 mil pesos. En este sector de la economía las mujeres tienen gran relevancia, tanto que un 38% de los microempresarios del país son del género femenino.

Mario Pavón, gerente general de Fondo Esperanza, afirma que “prácticamente el 50% de las familias de los sectores de menores recursos es de jefatura femenina. Ante la necesidad de compatibilizar su rol de madre con el de generadora de ingreso, muchas mujeres han optado por el autoempleo para administrar mejor su tiempo”.

Uno de los desafíos de los emprendimientos de menor tamaño es el uso de internet: el 86% piensa que no es necesario o bien no sabe utilizarlo, mientras un 7% no tiene acceso. Lo anterior se traduce en que el 91% de los pagos son en efectivo.


Fuente: El Tipógrafo