Estudio realizado por segundo año por Mercer Chile:
Bono promedio de las negociaciones colectivas fue de $2,1 millones en 2016
11.07.2017

De las 101 empresas analizadas, los sectores productivos con bonos más altos son minería y servicios de la minería.  


Por segundo año consecutivo, Mercer Chile realizó su estudio sobre negociaciones colectivas. Tras analizar 101 empresas y más de 240 instrumentos, el informe arrojó que el año pasado los bonos de término de conflicto entregados a los trabajadores que negociaron colectivamente ascendieron, en promedio, a $2.138.181 brutos.

Dependiendo del sector productivo, el monto del bono cambia. Entre los sectores con un bono promedio más alto está la minería, donde asciende a $8.791.231 y tiene una prevalencia de 45%, seguido por los servicios a la minería con $2.510.051. Los sectores con un bono promedio más bajo son el retail , con un monto de $555.332, seguido por el consumo masivo, que tiene un bono de término de conflicto promedio de $579.758.

Las empresas analizadas por la consultora de recursos humanos -que pertenecen a nueve sectores productivos diferentes, entre los que están salud, minería, retail y consumo masivo- tienen, en conjunto, una tasa de sindicalización de 54%.

Según Agustina Bellido, líder de productos de Mercer Chile, uno de los temas que más les llamó la atención al recabar la información para el análisis es que “más del 90% (de las empresas) incluye el IPC como parte de la negociación; entonces, eso genera de por sí un ajuste en los salarios acordados por el contrato que se negocia”.

42% cree que las negociaciones son conflictivas

En cuanto al nivel de conflictividad que tienen las negociaciones colectivas, un 58% de las empresas estudiadas señaló que estas son “para nada o casi nada conflictivas”, mientras que el 42% las tildó de intermedias o conflictivas.

Al comparar los resultados de esta medición con la que corresponde al año 2015, se puede evidenciar que hay una pequeña alza en la conflictividad, ya que hace dos años un 61% de las compañías afirmaron que los procesos de negociación para un nuevo contrato colectivo eran “para nada o casi nada conflictivos”, mientras que el 39% los calificó de intermedios o conflictivos.

Agustina Bellido aseguró que “los principales factores que influyeron este año en el alza de tres puntos de las negociaciones consideradas como “conflictivas” fueron la incompatibilidad de satisfacer los requerimientos de los sindicatos por parte de las empresas ante las restricciones presupuestarias que han experimentado”.

La salud y los servicios financieros fueron los sectores calificados como más conflictivos. “Las negociaciones para nada o casi nada conflictivas se explican por factores como el trabajo constante de la empresa con el sindicato y/o grupo negociador; la posibilidad de dar cumplimiento a gran parte de sus requerimientos”, detalló Natalia Bocaz, consultora senior de carrera de Mercer Chile.

Otro tema que dio a conocer el estudio fue que en el último tiempo las relaciones laborales en las empresas han cobrado importancia. Tanto así, que un 58% de las 101 empresas estudiadas presenta al menos un responsable en esa área, con una dotación promedio de tres empleados. En el 42% restante no existe área o cargo con dedicación exclusiva a esa materia y las funciones a las que se dedicaría esa área son asumidas por las respectivas gerencias de recursos humanos.

90%
de las empresas utiliza el IPC como método para reajustar las remuneraciones.

54%
es la tasa de sindicalización que representan en su conjunto las compañías analizadas para efectos del estudio.

58%
de las firmas cree que las negociaciones son “para nada o casi nada conflictivas”.

42%
de las compañías tildaron las negociaciones de “intermedias o conflictivas”.

F.Gattavara 


Fuente: El Mercurio