Los cambios que contempla la nueva ley sobre accidentes del trabajo y enfermedades profesionales
15.12.2017

La Presidenta Michelle Bachelet anunció que la legislación apunta a “remediar las injusticias” de los trabajadores del país.


En la Moneda se promulgó este viernes la nueva ley de Trabajo que contempla la modificación de la norma sobre accidentes laborales y enfermedades profesionales, eliminando la distinción entre empleados y obreros.

Bachelet destacó la expedita tramitación por parte del Congreso en las dos cámaras y explicó que la ley “a diferenciado hasta ahora entre empleados y obreros, lo que dio origen a una discriminación en torno al acceso a prestaciones de salud”.

En esa línea, la Mandataria criticó que, bajo la legislación actual, “si el afectado es empleado puede acceder a toda una red de prestadores del sistema tanto público como privado, sin embargo si es obrero no puede acceder a la asistencia pública ni privada, disminuyendo la atención para ellos y ellas”.

Nueva legislación

“Esta ley busca remediar las injusticias”, expresó en un inicio la Mandataria. En primer lugar, “se actualiza el concepto de trabajador de la ley 16.744, terminando la referencia de empleado u obrero, reemplazándola por la mención a ‘toda persona que preste servicios por cuenta propia o como dependiente de alguna entidad empleadora’”, inició.

La segunda instancia promueve “establecer afiliación al Instituto de Seguridad Laboral (ISL) en caso de que los empleadores no adhieran expresamente alguna mutualidad”. Esta misma regla rige para los trabajadores independientes afectos al seguro de la ley antes citada. “El Instituto de Seguridad Laboral será gestor público del sistema y deberá otorgar a sus afiliados las prestaciones monetarias, preventivas y médicas”, indicó la jefa de Estado.

Esta entidad mencionada por la Presidenta “también aportará al Ministerio de Salud un porcentaje de sus ingresos para financiar labores de inspección, prevención de riesgos, rehabilitación y reeducación, así como para el funcionamiento de la Comisión Médica de Reclamos”, sumó.

La nueva ley “beneficiará a cerca de 50 mil trabajadores y trabajadoras, entre ellas trabajadoras de casas particulares, manipuladoras de alimentos y temporeras”, comentó Bachelet.

“El efecto directo de la ley es que en materia de derechos laborales y previsionales, extingue una discriminación intolerable en un país más equitativo, permitiendo que los trabajadores afiliados al ISL puedan acceder a una atención de salud especializada en la red pública y privada”, explicó.

Finalmente, Bachelet enfatizó que “con esta ley damos un nuevo paso en la dirección de modernizar nuestro sistema de seguridad del trabajo, incorporando un principio de equidad e inclusión”.


Fuente: 24 horas