Ley de Igualdad Salarial: se han presentado 27 denuncias en 7 años
09.03.2018

Normativa señala que hombres y mujeres reciban igual remuneración cuando realizan el mismo trabajo.Futuro ministro Nicolás Monckeberg dijo que se revisará la legislación actual.


“Chile es el quinto país con mayor brecha salarial por género”; “el sueldo de una mujer es en promedio un tercio más bajo que el de un hombre”; “aumenta a 31,6% la brecha salarial entre mujeres y hombres”. Estos titulares se repiten año a año en la prensa nacional. Hoy, según estadísticas del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), un hombre gana en promedio $ 185.000 más que la mujer ($ 587 mil los hombres versus $ 402 mil las mujeres, aproximadamente).

Pese a estas diferencias y al consenso de que hay que eliminar las brechas de los salarios por género, la Ley de Igualdad de Remuneraciones (N° 20.348), promulgada en 2009 por la Presidenta Michelle Bachelet, ha tenido un impacto más que acotado, ya que sólo se han presentado 27 denuncias.

De acuerdo a información entregada por la Dirección del Trabajo (DT), entre el año 2011 y el 2014 se registraron un total de 21 denuncias por vulneración de derecho de igualdad de remuneraciones por sexo, distribuidas de la siguiente manera: cinco correspondientes al año 2011; una correspondiente al año 2012; nueve correspondientes al año 2013 y seis correspondientes al año 2014. En 2015 no se presentaron denuncias.

Entre los años 2016 y 2017, las Oficinas de Derechos Fundamentales y Libertad Sindical de las Direcciones Regionales de la Región Metropolitana han realizado seis investigaciones por discriminación remuneracional entre hombres y mujeres, de las cuales cinco han concluido con la interposición de denuncias judiciales.

La ley sostiene que el empleador se encuentra obligado a dar cumplimiento al principio de igualdad de remuneraciones entre hombres y mujeres que desarrollen un mismo trabajo, no considerando que sean arbitrarias aquellas diferencias que pudieran producirse en las remuneraciones fundadas en razones de capacidad, calificaciones, idoneidad, responsabilidad o productividad.

En cuanto al procedimiento de la denuncia, desde la DT explican que “si la trabajadora acude a la entidad, un abogado toma el caso y procura una mediación. Si allí no hay resultado pasamos el caso a los Tribunales del Trabajo por tutela laboral. Además, la trabajadora puede ir directamente a tribunales”.

Se revisará la ley

Entre los compromisos del gobierno de la Presidenta Bachelet fue modificar esta ley para que pudiera cumplir con el objetivo de no discriminación remuneracional por el mismo trabajo realizado. Si bien no hubo cambios en la norma, sí quedó plasmado en el proyecto de nueva Constitución.

En la oportunidad, la Jefa de Estado señaló que “tengo un grupo de constitucionalistas viendo si a propósito de la Constitución podemos generar alguna indicación que implique que las mujeres y los hombres tienen que tener a igual trabajo, igual salario. Esperemos que sea posible”.

A pesar de que existe consenso en el tema, el próximo gobierno difiere en la creación de mayores normas para ello.

“Todo esfuerzo que se haga para terminar con las discriminaciones y desigualdades salariales injustas contra la mujer son importantes, sin embargo, hoy la prioridad no debe ser seguir creando nuevas leyes que digan lo mismo, partamos por cumplir con la que ya hay”, dijo el futuro ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, quien agregó que ante el bajo impacto que ha tenido la ley indicó que “en nuestra gestión revisaremos esta norma”.

“Es urgente adaptar y modernizar ciertas normas laborales para hacer más compatible el rol de madre y padre con el trabajo, permitir el teletrabajo o el trabajo desde la casa y finalmente cambiar la obligación discriminatoria de salas cuna vigente y reemplazarla por un derecho universal de sala cuna que no discrimine a las mujeres”, sostuvo Monckeberg.

Desde la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) ya habían mostrado una posición similar a la de Monckeberg. El presidente interino de la multigremial, Manuel Melero, sostuvo que “el tema salarial y de inequidad no se resuelve por ley y menos por la Carta Fundamental del país. Nosotros creemos que hay que ir quitando los lomos de toro en nuestra legislación, sobre todo en nuestra legislación laboral, que hoy perjudica a la mujer, porque le ponen mochila o desincentivos a su contratación”.

Autor: Pía Toro M.


Fuente: La Tercera