Las contraofertas laborales aún son escasas
18.12.2016

En los cargos en que más se da este fenómeno son en las posiciones más especializadas y con poca probabilidad de reemplazo.


Las contraofertas como método de retención de talento son escasas en nuestro país. Según estimaciones de la empresa especializada en reclutamiento PageGroup en Chile, dos de cada 10 colaboradores reciben contraofertas laborales.

“Este fenómeno se genera cuando el empleador valora que la pérdida del conocimiento versus el tiempo de entrenamiento es demasiado alto o costoso para la empresa”, Juan Ignacio Silva, gerente de Recursos Humanos de Argentina, Chile, Colombia y Perú de PageGroup.

Según el experto, las contraofertas laborales son más comunes en ciertas áreas dentro de empresas que en industrias determinadas del mercado, como por tecnología, impuestos, desarrolladores, ingeniería, entre otras.

Así, según estimaciones de PageGroup, “un 30% de los profesionales de implementación de sistemas muchas veces reciben contraoferta. Además, un 20% de los profesionales de ingeniería o cuestiones duras también y un 30% de los profesionales de las áreas comerciales con cartera de clientes formadas y fidelizadas son otros de los cargos tentativos para realizar esta práctica”.

Sin embargo, según Silva, antes de aceptar una contraoferta laboral es bueno que el colaborador evalúe seis factores para decidir si esta le conviene o no: dinero (paquete de remuneración fijo y variable), prestigio de la organización, ambiente laboral, plan de carrera ofrecido, tarea que realizará el colaborador, balance entre vida y trabajo que ofrece, y otra variable que para algunas generaciones puede ser importante es la distancia entre el trabajo y el hogar.

Por Pamela Carrasco T.


Fuente: Economía y Negocios / El Mercurio