Cómo las empresas de tecnología pueden retener a sus trabajadores
16.08.2017

Capacitar al personal, pero sin darle expectativas de ascenso es una de los aspectos que influyen en la rotación en un mercado con escasez de especialistas.


Cuando un buen trabajador se va, hace que una parte importante del capital de la empresa se vaya con él, lo que puede causar daños en el clima laboral y en la facturación final.

Esta realidad es cada vez más habitual en Chile, con un índice de rotación laboral de un 37%, (Cifras Ocde)y las causas para irse hay muchas: mal ambiente laboral, pocas posibilidades de ascenso y una mala remuneración hacen que cualquier buen trabajador comience a buscar otros horizontes.

Las empresas, conscientes de esta realidad, han implementado una política de retención que va desde beneficios de almuerzo y traslado, pausas activas, flexibilidad en los horarios y capacitación, “esta última es muy utilizada para la motivación de los talentos en las grandes empresas, ya que influye de forma muy positiva en el trabajador al generar en él un sentimiento de reconocimiento y una oportunidad real de aumentar su preparación”, expresa Hugo Álvarez Yapur, business manager de ILC Group.

Particularmente, para las empresas de tecnología, la retención de talento es un gran problema, partiendo por el déficit de profesionales en la industria y una creciente demanda de habilidades tecnológicas ligado al desarrollo y crecimiento digital.

Según datos de Mifuturo.cl, las ingenierías en Telecomunicaciones y de Conectividad y Redes, están dentro de las cinco mejor remuneradas del mercado, alcanzando sueldos superiores a los $1.300.000 al quinto año de ejercicio profesional.

A su vez, de acuerdo al último estudio Cisco IDC Skills Gap 2016 realizado en 10 países de Latinoamérica, en Chile existe un déficit del 31% de profesionales TI para el 2019, cifra que alcanzaría las 19.513 vacantes específicamente en las áreas de ciberseguridad, cloud, IoT, big data y tecnologías de video.

Todo esto hace que los profesionales de este rubro estén permanentemente buscando mejores oportunidades laborales, lo que provoca que las mismas empresas se peleen por el talento o simplemente que las empresas busquen capacitar internamente para cubrir un cargo que no ha podido ser llenado de otra forma.

Pero, la capacitación puede ser un arma de doble filo. “Un trabajador que ocupa horas extra en tomar un curso dentro de la empresa está con la expectativa de que le ofrecerán un cargo más atractivo una vez que termine de estudiar. El problema es que muchos vuelven a sus mismos puestos, pero con más responsabilidades que antes”, alerta Álvarez.

En ese sentido, el especialista recomienda que las organizaciones “deben asegurarse que la capacitación y el aumento de responsabilidades en la empresa vayan de la mano con una mejora en el salario y expectativas del profesional, mostrando que las habilidades duras y blandas aprendidas son recompensadas”.


Fuente: Publimetro