Técnicos y profesionales de nivel medio han logrado capear la tempestad del desempleo
21.08.2017

Los más perjudicados con el débil crecimiento han sido los universitarios que han visto como se destruyen empleos, los que han tenido que emprender sumándose al Cuenta Propia.


El temporal del desempleo que azota a nuestro país hace dos años no ha afectado a todos los trabajadores por igual. De hecho, si se revisa en detalle las cifras de desempleo por Grupo Ocupacional correspondientes al último boletín del trimestre abril-junio publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), se puede observar que en la categoría Técnicos y profesionales de nivel medio la ocupación ha aumentado en un año desde 865.290 personas en 2016, a 962.060 personas en el mismo trimestre en 2017, es decir un 11,18% más.

Esta situación dista de la observada en todas las restantes categorías ya que el segmento Oficiales, operarios y artesanos de artes mecánicas la ocupación ha crecido 5,89%, mientras que en Profesionales científicos e intelectuales un 2,55%. Y en trabajadores de los servicios y vendedores de comercio se ha expandido en 2,09% los ocupados. En todas las otras categorías la ocupación está en niveles iguales o inferiores a 1% en doce meses.

Si esta realidad se cruza con los niveles educacionales de la fuerza laboral la mejor situación de los técnicos se asienta más, pues en un año, los ocupados con Educación Técnica (superior no universitaria) crecieron en 64.810 personas, y por otro lado, los desocupados han descendido en 8.700 personas, siendo casi el único segmento que muestra una caída de la cesantía en ese período.

Por contraste, los desocupados que cuentan con Educación Universitaria aumentaron en 15.545 personas, seguidos por aquellos que han rendido hasta la secundaria con 10.300 personas.

“El alza más fuerte del desempleo se observa en el segmento con Educación universitaria con 15.545 personas, ahí está el grueso. Eso implica que el mercado laboral no está absorbiendo a todos los que están egresando de la educación terciaria, lo opuesto a lo que ocurre en el segmento técnico. Tampoco nos debe sorprender tanto porque sabemos que en Chile hay un déficit importante de técnicos y en períodos de debilidad económica, el mercado donde hay más oferta sufre más”, indica el economista de Clapes UC, Juan Bravo.

Bravo descompuso, por nivel educacional, las personas que eran contratadas por el sistema público o estaban por cuenta propia, que son los dos ámbitos donde se está generando empleo de acuerda a las últimas mediciones. Es así como en el aparato público hubo 66.465 nuevos empleos en 1 años, de los cuales 32.468 correspondieron a personas con entre 9 a 12 años de estudios o enseñanza media, y 19.587 a quienes cuentan con hasta 20 años de estudio, “es decir que es el sector público el que está absorbiendo a la gente con educación superior, no el sector privado”.

Por el lado del Cuenta Propia que entre abril junio de este año sumó en total 62.266 puestos laborales, de los cuales 51.572 personas poseen entre 15 a 21 años de escolaridad. “Si unimos este dato con el hecho de que el desempleo entre los universitarios están aumentando más fuerte, tiene sentido porque para ellos es más difícil estar disponible para cualquier tipo de pega y optan por subutilizarse en algo pero sin aprovechar totalmente sus capacidades”, explica.

Bravo agrega a este análisis que las empresas más dinámicas en generar empleo son las que cuentan con entre 5 y 10 empleados (9,3% de empleo han creado en un año), debido a la cantidad de emprendimientos que han generado los universitarios, “se convierte en un empleador microempresario por lo que crea poquitos empleos, no lo suficiente para empujar la tasa en general”.

Contratan al más calificado

De acuerdo al economista de la U. Alberto Hurtado, Mauricio Tejada, como Chile vive una desaceleración, y no una crisis ha habido una recomposición del empleo, “la desocupación sube pero no da un salto, pareciera que el mercado laboral está expectante, entonces en las empresas no hay muchos contratos y si van a dar ese paso, pensando en el mediano plazo contratan a alguien con más educación, y por eso los técnicos se vislumbran mejor”.

Comenta que las cifras señalan que las empresas están reemplazando gente menos calificada con gente con un mayor nivel de educación debido a que la oferta de fuerza de trabajo es amplia. Sin embargo, recalca que ello puede significar también empleos de menor calidad.

“Si uno se va más abajo se observa que los menos calificados son los más afectados con situaciones de menor actividad económica, siempre les pega primero”, advierte. De hecho, los ocupados que sólo cuentan con Educación primaria han descendido en 61.240 personas.


Fuente: Pulso