Estimaciones de AHP Habitat:
Trabajadores deberían cotizar por el 30% de su sueldo en 2025 si hubiera un sistema de reparto
15.11.2016

En la industria sostienen que es inviable este modelo, producto del rápido envejecimiento de la población que exhibe Chile.  


El debate en términos previsionales está puesto en torno a cómo mejorar las pensiones por medio de cambios en el actual sistema. Así, la idea de sustituir el modelo de capitalización individual por uno de reparto no logra consenso.

Uno de los principales argumentos para desecharlo ha sido que Chile tiene condiciones demográficas que hacen muy complejo el retorno a un sistema de este tipo. Por ello, varios expertos se han inclinado por una modalidad mixta, que combina el ahorro privado obligatorio con aportes previsionales solidarios del Estado, como en Dinamarca, Australia, Holanda y Chile. Mientras la esperanza de vida de los países sube y la fuerza laboral cae, se cuestiona la existencia de dinero suficiente que permita sustentar sistemas de reparto.

Considerando que cada vez hay menos personas en edad de trabajar por cada adulto mayor en Chile, volver al reparto y generar pensiones más altas que las actuales supondrían que las personas deban destinar una parte importante de sus ingresos a este fondo común. Según cálculos de AFP Habitat, en 2025 habría 1,7 trabajadores que aportarían al sistema por cada persona en edad de pensión. “A estos habría que descontarles cerca de un 30% para que los pensionados puedan tener una jubilación equivalente al 70% de la renta de las personas que están trabajando”, explicó Eugenio Camus, subgerente de desarrollo de Habitat.

Por su parte, el gerente general de la Asociación de AFP, Fernando Larraín, comentó que “dada nuestra realidad demográfica, que es similar a la de muchos otros países, volver a un sistema de reparto es totalmente inviable en el mediano y largo plazo sin tener que o por un lado ajustar beneficios muy fuerte o, por otro, subir mucho la tasa de cotización”.

Si hace tres décadas había 7,1 personas en edad de trabajar por cada persona en edad de jubilar, actualmente esta tasa es de cerca de 4,7 y en nueve años más se espera que sea de 3,3. Larraín afirmó que varios países que tienen sistemas de reparto “están ajustando beneficios a la baja e incorporando modalidades de ahorro, para empezar a moverse hacia un sistema mixto”.

Larraín explicó que los problemas demográficos afectan a todos los modelos, tanto a los de reparto como a los de ahorro. A estos últimos, dijo, los afecta porque como hay mayor esperanza de vida, se debe repartir el mismo saldo para pensión por más años, lo que produce una baja de las jubilaciones. En tanto, aseguró que en uno de reparto impacta porque cuando hay beneficios definidos y hay menos gente, se deben ajustar a la baja los aportes que se entregan, o destinar más dinero al sistema.

Camus estimó que para mejorar las pensiones la clave está en aumentar el ahorro. “Si se quiere consumir más en el futuro, hay que ahorrar más hoy”, expresó. Añadió que adicionalmente “se debe financiar la mejora en las pensiones actuales a través de impuesto generales que no distorsionen el mercado del trabajo”.

“Países que tienen sistemas de reparto están ajustando beneficios a la baja e incorporando modalidades de ahorro, para moverse hacia un sistema mixto”.

FERNANDO LARRAÍN GERENTE GENERAL ASOCIACIÓN DE AFP 

“Se debe financiar la mejora en las pensiones actuales a través de impuestos generales que no distorsionen el mercado del trabajo”.

EUGENIO CAMUS SUBGERENTE DE DESARROLLO DE HABITAT

María Paz Infante H. 


Fuente: El Mercurio