Michael Bush, Ceo mundial de Great Place to Work
Las empresas con un buen clima laboral son más rentables y tienen menos rotación
20.11.2016

El ejecutivo está de visita en el país para la premiación anual de las 50 mejores empresas para trabajar en Chile.  


Un gran lugar para trabajar es uno donde la gente tiene buenas relaciones con sus jefes y compañeros y donde la empresa es innovadora y sustentable en términos financieros, y es un buen lugar para todos”. Así resume en pocas palabras Michael Bush -director ejecutivo de la consultora Great Place to Work- la clave para que cualquier compañía del mundo pueda lograr un buen clima laboral.

El desafío no es menor, considerando que cada día el mercado es más competitivo, que existen mayores regulaciones, y retener talento se ha convertido en un dolor de cabeza para los gerentes de Recursos Humanos.

Desde los cuarteles generales de la entidad en San Francisco, Estados Unidos, el ejecutivo aclara que ser un gran lugar para trabajar, además de justificarse por razones éticas y morales, tiene claros beneficios económicos.

“Hacemos un seguimiento del comportamiento financiero de las empresas con las que trabajamos. Las empresas certificadas como ‘Grandes Lugares para Trabajar’ se desempeñan tres veces mejor que aquellas que no lo son, en términos del valor de su negocio. Asimismo, en el último año sus ingresos crecieron 24% y la retención de empleados es tres veces mayor”, precisa Bush.

Este martes 22 de noviembre, junto a José Antonio Yazigi -director de Great Place to Work Chile- darán a conocer el ranking de las 50 Mejores Empresas para Trabajar en Chile 2016.

“Está demostrado que la rentabilidad de las empresas que tienen un buen ambiente de trabajo es dos a tres veces superior que las que no tiene un buen clima. Demostrado empíricamente en los últimos 10 años”, complementa Yazigi.

“Este año se evaluaron 200 empresas con nuestro sistema Trust Index, para escoger a las 50 mejores, que representan 293.106 empleados, de los cuales respondieron 228.623, lo que equivale a una tasa de respuesta del 78%. Eso demuestra lo importante que es este tema para las personas”, agrega Yazigi.

“Líderes creíbles y justos son claves para tener un buen clima laboral”

“Estoy contando las horas para salir de Estados Unidos por un par de días, y tal vez lo haga por unos cuatro años”, confiesa medio en serio, medio en broma Michael Bush, el máximo ejecutivo de la consultora norteamericana Great Place to Work. Está feliz de visitar Chile por primera vez y el timing para él fue perfecto: “La mitad de mi país está de luto por la victoria de Trump en las elecciones. Hay muchas personas tristes”, explica desde los cuarteles generales de la organización en San Francisco, Estados Unidos.

Además de asistir a la premiación, este jueves dictará la conferencia “Innovando en el liderazgo: Las mejores prácticas de las mejores empresas del mundo”.

Bush llegó a Great Place to Work en marzo de 2015, con una vasta trayectoria de más de 30 años como consultor de organizaciones en temas de innovación, eficiencia y aprendizaje. Estudió administración en la Universidad de Stanford, donde también ha dictado cursos de emprendimiento, y es asesor de prestigiosas instituciones y miembro del Consejo de Negocios del Presidente Barack Obama.

Sobre la receta para ser un gran lugar para trabajar, no duda en su respuesta: “Tener líderes que sean respetados y que gocen de la confianza de sus empleados. Que sean creíbles y justos. Lo segundo es la camaradería y el sentido de pertenencia. No se trata de que los colegas sean mejores amigos, pero es muy importante pasarlo bien en el trabajo. Y también sentir orgullo por lo que tú haces y que tu trabajo es importante”.

“Trump es, hasta el momento, un líder de baja confianza”

Tras las elecciones de Estados Unidos, imposible no preguntarle por el tipo de liderazgo que representa Donald Trump. Y para Michael Bush, el Presidente electo “es, hasta el momento, un líder de baja confianza. La mitad de nuestro país está de duelo y la otra mitad está feliz porque salió elegido, y así es la democracia”.

Sin embargo, añade que las empresas no funcionan así. “La gente espera y quiere ser respetada, tratada justamente y saber la verdad. Si el líder no hace eso, entonces el individuo se remite a hacer su trabajo y punto. No van a dar lo mejor de sí cada día, ni ser más eficiente ni innovadores. Un líder respetado, creíble y justo saca lo mejor de las personas que trabajan para él”.

No se necesita de grandes departamentos de Recursos Humanos

Si bien los criterios de lo que es un buen líder en la empresa son de sentido común, esto no siempre se aplica, sostiene Bush. Y la razón, a su juicio, es que muchas se centran en las ganancias, en flujos de caja, en crear nuevos productos, en nuevos negocios. “No se dan cuenta de que la mejor manera de lograr todo esto es asegurándose de que la mayor cantidad posible de empleados tengan una experiencia laboral buena”, precisa.

Agrega que “lo más importante para los empleados es ser respetados y tratados de manera justa. Cuando esto no sucede, ahí es cuando quieren más dinero, porque se trata solo de un trabajo”.

En cambio, precisa, cuando los empleados son tratados con respeto y trabajan en lugares donde sienten que pueden ser un aporte, y que ellos importan y su trabajo tiene un valor para la empresa, trabajan incluso por menos dinero. “Las personas están dispuestas a ganar menos a cambio de tener una buena experiencia laboral, y eso hace el negocio más rentable”, indica.

Contrariamente a lo que se podría pensar, para crear una cultura de confianza en una empresa no se necesita de grandes departamentos de Recursos Humanos, sino líderes que sepan escuchar a los empleados, conocerlos, respetarlos, cosas que no cuestan nada”, acota.

Un desafío actual de las empresas es adaptarse al cambio generacional que suponen los llamados millenials , un segmento que en Great Place to Work conocen bien. “Encuestamos a unos 12 millones en los últimos tres años, y lo fascinante es que son los mismos en todo el mundo, y el sentido de las cosas es algo fundamental para ellos. Eso no pasó con los baby boomers ni con la ‘Generación X’. Son más sensibles a estar en un gran lugar para trabajar; y si no es así, se van a ir”.

Quieren desarrollo profesional, oportunidades de liderazgo, ser tratados con equidad y no como jóvenes inexpertos, y sentir que su trabajo tiene un valor y un propósito, concluye.

Las mejores en 2016

Al ranking 2016 de las 50 empresas ingresan por primera vez AFP Habitat, Cpech, Cine Planet, Hilton Hotels & Resorts, Indura, Johnson & Johnson, Johnson (Cencosud), Novonordisk, Sodimac y Starco Demarco (KDM). En tanto, las más antiguas son Grupo Security, con 16 años de permanencia en el ranking y Microsoft (15 años), Bci, Grupo Santander y Transbank, con 14 años, respectivamente.

El resto de las compañías que serán reconocidas en esta versión -por orden alfabético- son: Accor, AES Gener, AFC Chile, AFP Provida, Atento, Banchile Inversiones, BancoEstado Microempresas y BancoEstado y filiales, Caja Los Andes, Chilquinta, DHL Express, Diageo, eClass, Edenred Chile, EMC Chile, Fedex, Falabella, Fundación Ciudad del Niño, Grupo BBVA, Lipigas, Maestranza Diesel, Mall Plaza, Mars Chile, Metlife, Municipalidad de Vitacura, Natura Cosméticos, Parque Arauco, Parque del Recuerdo, Roche, Rotter & Krauss, Saesa, SAP, Scotiabank Chile, Seguros Sura y Sodexo.

Constanza Capdevila de la Cerda 


Fuente: El Mercurio