Banca y Retail son los únicos sectores donde las mujeres superan el 50% en Chile
12.01.2018

Un estudio desarrollado por Impulsa evidenció que sólo en dos de siete rubros, la presencia femenina es mayor al 50%. La menor participación está en Industria y Construcción y Commodities, donde representan apenas el 12% del total de empleados.


Una diferencia notable de mujeres empleadas en el sector servicio frente a las contrataciones en los rubros de construcción, industria y commodities, arrojó el primer estudio de este tema en Chile, desarrollado por la red Impulsa integrada por la Fundación ChileMujeres, PWC y PULSO.

Este es el primer informe de un volumen de 6 que serán publicados durante el año con el objetivo de medir la presencia laboral femenina. En esta oportunidad se condensaron datos públicos de 2016 correspondiente a las 68 empresas más grandes del país divididas por actividad económica, datos que son informados a través de la Norma 386 de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) y de las Memorias Anuales o Reportes de Sustentabilidad. “La virtud de este informe es que son netamente cuantitativos, son datos duros”, indica la presidenta ejecutiva y co-fundadora de ChileMujeres, Francisca Jünemann.

Los resultados no dejan de impresionar. De siete rubros medidos sólo en dos la contratación de mujeres supera el 50%, estos son Banca e Instituciones Financieras con 55%, y el Retail con 53%; mientras que aquellos con menor porcentaje de empleadas correspondieron a Industria y Construcción y Commodities, con un 12%. “Tan solo 16 empresas de las 68 estudiadas, tienen 50% o más de mujeres sobre el total de sus trabajadores”, acota el informe.

De entre las compañías estatales, la que figura con mayor presencia femenina es BancoEstado con un 48%, no obstante estar bajo el promedio de su sector que llega a 55%.

“Los resultados fueron bien sorprendentes porque el hecho de que sólo dos rubros tuvieran un 50% o más de mujeres contratadas representa un porcentaje muy reducido. Y en aquellos sectores donde uno sabe que hay baja participación laboral femenina, como industria y construcción, jamás pensamos que fueran tan baja, de sólo 12%; esperábamos un 25% o algo así”, comenta Jünermann.

Recalca que si bien en países desarrollados hay actividades más masculinizadas, la mujer ha ido ingresando junto con el avance de la tecnología que no limita por fuerza física. “En Chile vemos una inercia cultural muy enquistada en aquellas industrias que tradicionalmente han sido catalogadas como masculinizadas, que no están aprovechando el avance de la tecnología para incorporar a más mujeres en más funciones dentro de la empresa ni están creando los ambientes propicios para ello”, comenta la directora.

Por su parte, el director ejecutivo y socio de la empresa de reclutamiento, Sintropía, Cristián Ogaz, cree que este resultado va más allá de un tema de género, y lo relaciona con las nuevas demandas. “No vería este tema como algo de género, sino más bien desde la óptica de la construcción de espacios más o menos armónicos para compatibilizar las necesidades de los trabajadores que buscan conciliar trabajo con familia eso no es algo particular de un género, es más bien una necesidad de los nuevos tiempos laborales”.

Por ello, no le extraña la distancia entre los sectores. “Hay rubros que en Chile persisten por sus características como espacios de trabajo más concentrados en la presencia masculina, la minería por ejemplo, por encontrarse generalmente en sectores remotos, de no fácil acceso, poco amigables para el equilibrio trabajo familia. Hay otros, donde la participación femenina ha ido creciendo en países como EEUU, lo mismo creo ocurrirá acá”.


Fuente: Pulso