Débiles perspectivas del FMI para la economía chilena
17.10.2017

El lento crecimiento registrado por nuestro país nos sigue dejando por debajo del umbral del desarrollo.


La semana pasada el FMI publicó sus perspectivas para la economía mundial. En términos generales, el PIB global se expandirá más rápido de lo previsto en abril, y ahora estiman un crecimiento de 3,7% para el 2018, aumentando a 3,8% hacia el 2021. En mejor posición, en términos de velocidad, aparecen los países emergentes que registrarán un crecimiento de 4,9% en 2018 para llegar hasta el 5,1% en 2021. El estado de ánimo lo resume la frase del economista jefe del organismo: “La recuperación global continúa y lo hace a un ritmo más rápido”.

Lamentablemente, la velocidad de crecimiento de nuestro país se ha desacoplado del ritmo que muestra el resto de las economías emergentes. Mientras en el periodo 1984-2000 nuestra economía se expandió a un ritmo de 6,1% promedio, las economías emergentes crecían 3,9% y el mundo entero se expandía en 3,6%. En el lapso 2001-2013, pese a que la economía chilena (4,5% promedio) registró un crecimiento por debajo del promedio de las economías en vías de desarrollo (6,1%), siguió expandiéndose holgadamente sobre el promedio mundial (3,9%). En contraste, el último cuatrienio marca un retroceso relativo inédito en las últimas tres décadas. La economía chilena crecerá 1,8% en el periodo 2014-2017, por debajo del crecimiento de la economía mundial que se expandirá 3,4% y lejos del crecimiento de las economías emergentes (5,4%). Según el FMI el siguiente cuatrienio (2018-2021) tampoco será mejor: Chile crecerá 2,8%, mientras el mundo se expande 3,7% y las economías en desarrollo a tasas del 5%.

El lento crecimiento registrado por nuestro país nos sigue dejando por debajo del umbral del desarrollo. El país desarrollado con menor ingreso per cápita en 2017 es Letonia con US$27.291 a paridad de poder de compra (PPC), en contraste con los US$24.588 PPC de Chile, lo que equivale a una brecha de 9,9% para alcanzar el desarrollo. Para 2022 el FMI proyecta que nuestro país alcanzará los US$29.795 PPC, mientras que el país considerado desarrollado con menor ingreso per cápita será Grecia con US$33.850 PPC, por lo que la brecha se ampliará a 17,3%. A modo de comparación, el ingreso per cápita de Chile a PPC a fines de los ´90 era 30% mayor al de Letonia, lo que grafica los efectos del lento crecimiento del último periodo.

Otro aspecto relevante del informe es el preocupante nivel de deuda pública que registra la economía chilena. El FMI estima que el 2018, con el último presupuesto diseñado por esta administración, la deuda pública chilena alcanzará 27,7% del PIB, con un crecimiento en el periodo 2014-2018 de 12,6 puntos del PIB, el más alto desde que existen cifras comparables. Para el 2022 el estudio eleva la deuda pública chilena a 31,4% del PIB, el mayor nivel desde comienzos de los ´90.

Todo lo anterior revela que la discusión sobre las políticas públicas debe girar en torno a la necesidad de volver a crecer.
Más que contentarnos con alcanzar el crecimiento tendencial actual de 3%, es urgente el diseño de medidas económicas que al menos nos dejen creciendo al mismo ritmo que la economía mundial, de lo contrario, el umbral del desarrollo se verá cada vez más lejos.


Fuente: La Tercera