Monto representa solo el 1,9% de los fondos de pensiones, según un reciente informe de la Asociación de AFP con datos al cierre de 2015:
Deuda previsional llega a US$ 3 mil millones y afecta al 4% del total de los cotizantes
26.12.2016

En el sector aseguraron que en lo que va de este año se estima que las cotizaciones impagas sumarán cerca de US$ 3.600 millones. Para el gremio, es indispensable trabajar en mayores sistemas de control de la evasión y expertos plantean que afiliados deben exigir pagos.  


Las bajas pensiones no son el único problema que enfrenta el sistema de AFP. Otro de los obstáculos -que en parte también impacta los montos de los ahorros- tiene que ver con la evasión.

A medida que va creciendo el número de empresas, también lo hace la deuda previsional. Así, si en 2012 las cotizaciones declaradas y no pagadas (DNP) llegaban a US$ 1.702 millones, a fines del año pasado estaban en US$ 2.917 millones, según un reciente informe de la Asociación de AFP, sobre la base de datos de la Superintendencia de Pensiones.

Lo anterior representa el 1,9% del total de fondos de pensiones, implica a más 251 mil empleadores que no han pagado las cotizaciones y actualmente afecta al 4% de los cotizantes del sistema.

En tanto, el número de deuda no pagada llega a 264.125, el mayor valor desde diciembre de 2003, cuando esta cifra ascendía a 278.440.

Además, el informe revela que considerando también la deuda presunta, el monto subiría en US$ 433 millones, totalizando US$ 3.350 millones.

Un porcentaje importante de los empleadores (74%) mantiene deuda con cinco o menos afiliados, mientras que casi uno de cada cuatro (22,5%) mantiene cotizaciones impagas, con seis a 50 empleados. En tanto, solo el 3,4% adeuda sobre 51 afiliados. En cuanto al tiempo, cerca de la mitad de los empleadores (47,5%) debe tres o menos meses de cotizaciones, y por monto, uno de cada dos debe $500 mil o menos en cotizaciones. Así, el informe destaca que la mayor parte de la mora se origina en medianos y pequeños empleadores y personas naturales, aunque representan un porcentaje menor en términos de montos.

Por sector económico, la construcción es la que concentra la mayor cantidad de deuda, seguida del comercio y la industria manufacturera no metálica. El informe, además, concluye que de los 100 mayores deudores, 47 son empresas que se encuentran en el registro de quiebras, que lleva la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento. Lo anterior indica que un monto importante del stock de mora es irrecuperable, porque lleva varios años impagos y se acrecientan periódicamente debido a los intereses y reajustes.

El gerente general de la Asociación de AFP, Fernando Larraín, explicó que el número de cotizaciones declaradas y no pagadas (DNP) crece porque aumenta el número de empleadores que declaran y no pagan, y también porque se eleva el número de cotizantes. No obstante, señaló que como porcentaje de las cotizaciones totales, los últimos años se ha mantenido en torno al 4% (ver infografía).

El ejecutivo del gremio añadió que las AFP inician inmediatamente las gestiones de cobro cuando las cotizaciones no han sido enteradas y recalca que el 85% de las DNP que se generan en un mes se recupera al cabo de seis meses, durante la etapa prejudicial, mientras que el 15% restante pasa a cobranza judicial.

Larraín estima que este año la deuda previsional cierta (sin considerar la presunta) debiese ir en torno a US$ 3.600 millones.

Reducir la evasión

Para Larraín, este tema es relevante, pues afecta los ahorros previsionales. Por lo mismo, aseguró que como sector están trabajando en distintas propuestas para agilizar más aún el proceso de cobro. Entre estas hay algunas que requieren cambios meramente normativos, mientras que otras necesitan de modificaciones legales. “Este es un tema que involucra a muchos actores que intervienen en el cobro: tribunales, AFP, Dirección del Trabajo (DT), etc.”, sostuvo.

En tanto, el ex superintendente de Pensiones Alejandro Ferreiro propone que también se necesita mayor educación previsional. “La capacidad de control tiene mucho que ver con la conciencia que tienen los trabajadores respecto de que esas cotizaciones se las tienen que pagar y si revisan o no sus cartolas mensuales”, aseguró.

Agregó que en el caso de la deuda presunta, que es la que no está en los registros, es la más difícil de pesquisar.

Por María Paz Infante 


Fuente: El Mercurio