Trabajadores independientes que se desempeñan en la calle superan los 384 mil, la cifra más alta desde que hay registro
19.03.2017

Si se suman los cuenta propia que trabajan en sus casas, la cifra total alcanza las 694 mil personas. En contraste, el registro más bajo del empleo informal en la calle se dio entre marzo-mayo de 2012, cuando la economía crecía al 5,7%.


Los puentes sobre el río Mapocho en el sector de Independencia copados por carritos de supermercado que están convertidos en humeantes parrillas. Los andenes y vagones del Metro transformados en escenarios para cantantes y humoristas. O los exteriores de cualquier obra en construcción y paraderos del Transantiago devenidos en zonas de comida al paso. En el Chile de hoy, cualquier sitio medianamente concurrido puede improvisarse como lugar de trabajo.

En Santiago centro, claramente, el tema ha tomado ribetes más incómodos para la autoridad y comerciantes formales, al punto que una de las primeras medidas que adoptó el nuevo alcalde de la comuna, Felipe Alessandri, fue lanzar un duro plan de fiscalización para ir detrás de los ambulantes e incluso de las personas que compran productos en la vía pública.

Difícil tarea, claro está, si se toman en cuenta las cifras que están detrás de este fenómeno del trabajo callejero: nunca antes desde que se tiene registro oficial (en enero de 2010) hubo tantos independientes (cuenta propia) trabajando en las calles.

Datos del INE correspondientes a noviembre-enero muestran que hay 384.155 independientes desempeñándose en la calle, cifra que representa el 4,67% del total de ocupados a nivel nacional. Se trata del número y la tasa más alta en los siete años que hay de registro. Coincidentemente, en enero de este año la economía creció 1,7%.

En contraste, la tasa más baja de independientes trabajando en la calle se presentó en el trimestre marzo-mayo de 2012. En ese período, 277.656 personas se desempeñaban en la vía pública, equivalentes al 3,6% del total de ocupados de ese momento. ¿A qué ritmo crecía la economía entonces? Una expansión de 5,7% tuvo el Imacec de mayo.

A esto se suma otro dato: 310 mil personas realizan tareas como independientes en su propia casa, equivalentes al 3,78% del total de ocupados.

Así, en total, los independientes que trabajan en la calle o en su casa llegan a 694 mil personas, equivalentes al 8,45% de los ocupados.

“No vemos un aumento en las cifras”, dice la ministra Krauss

Cada día que pasa, el debate por los cambios en la composición del mercado laboral va cobrando más intensidad, al punto que el martes de esta semana los ministros de Hacienda, Rodrigo Valdés, y del Trabajo, Alejandra Krauss, concurrieron a la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados para referirse a esta materia.

“Son empleos menos interesantes en cuando a sus derechos que otros, pero son empleos”, sostuvo Valdés en esa instancia. Agregó que el aumento del desempleo ha sido mínimo y que la economía ha sabido adecuarse: “Hemos logrado, por lo tanto, en este ciclo distribuir el menor crecimiento entre todos y no solo entre algunos que perdían el empleo”, dijo.

En una entrevista con “El Mercurio”, la ministra Krauss se refirió al tema y agregó otros elementos de análisis: indicó que el trabajo en las calles no solo responde a elementos propios del mercado laboral, sino que a fenómenos más complejos. Por ejemplo, la incorporación de la población migrante. El número de extranjeros en Chile pasó de 154.643 personas en 2006 a 465.319 en 2015, según la encuesta Casen.

“Muchas veces esto responde efectivamente a situaciones de desempleo, pero también a estructuras socioeconómicas que hay que abordarlas más globalmente. Hay mucho tema migrante, por ejemplo”, afirmó la ministra.

En todo caso, Krauss analiza el fenómeno tomando cifras diferentes y retruca que la proporción de personas que trabajan en la calle se ha mantenido estable en el tiempo. Esto, comparando a los independientes que se desempeñan en la vía pública como porcentaje del total de independientes (sin importar el lugar de trabajo): “Si buscamos el último trimestre comparable en octubre y diciembre de 2010, la proporción de trabajadores por cuenta propia que se desempeñaban en la calle fue de un 20,5%, y el mismo trimestre del 2016 es de un 20,3%. Por tanto, no vemos un aumento en las cifras”, dice la ministra.

Descarta, además, que el país esté viviendo un frenazo económico comparable con los del pasado reciente: “No estamos en crisis. Muy distinto fue el 2009, donde sí vivimos una crisis que afectó no solo a Chile, sino a muchos países, y en esa oportunidad vimos aumentar las tasas de desempleo por sobre el 9%. Lamentablemente, hoy no podemos hacer una serie histórica que incluya crisis económicas pasadas, ya que hubo un cambio metodológico que no permite comparar la encuesta de empleo antes del 2010 con la encuesta actual”, indica.

Además, aclara que no todos los trabajadores por cuenta propia son informales: “Hay algunos que pagan sus cotizaciones e impuestos, ya que trabajan desde la casa o son emprendedores”.

Reflejo de una precarización general del mercado

Carlos Ríos, investigador de la Fundación Avanza Chile -ligada al ex Presidente Piñera-, tiene una visión diferente: “El empleo en la vía pública es muchas veces una solución desesperada de los trabajadores, al no encontrar nada mejor, más estable, más digno”.

En el trimestre noviembre 2016 - enero 2017, la proporción de empleos cuenta propia -sin importar el lugar donde se ejerza el trabajo-, respecto de los asalariados, llegó a su nivel más elevado desde que hay registros, con 31,1 trabajadores independientes por cada 100 asalariados. Durante el mismo trimestre de 2013 había 28 independientes por cada cien asalariados, dice.

El economista de Clapes UC Juan Bravo tiene una visión similar: “Todas estas consecuencias obedecen a la falta de oportunidades de empleo que ha provocado la desaceleración en el mercado laboral, el cual ciertamente no ha sido resiliente al frenazo económico”, afirma. Mientras los asalariados disminuyeron 1,2% en doce meses, los cuenta propia crecieron 5,5%.

Sueldos del mercado formal también pueden influir

Según el profesor de derecho laboral de la Universidad Diego Portales, José Luis Ugarte, claramente no hay una sola causa que explique el aumento del empleo callejero. Sin embargo, hay una que, a su juicio, no debería soslayarse, que son las bajas remuneraciones en el mercado formal.

En enero de este año, el Índice Nominal de Remuneraciones del INE presentó un aumento en doce meses de 4,4%. Esta variación interanual es la más baja desde septiembre de 2010.

¿Pueden las bajas remuneraciones en el mercado formal incentivar el trabajo en la calle? El primer estudio sobre comercio ilegal, realizado por la Cámara Nacional de Comercio (CNC) con apoyo de la Subsecretaría de Prevención del Delito, de 2015, reveló que el 28% de los ambulantes no cambiarían de actividad y otro 28% dijo que solo lo haría por ingresos de entre $500 mil y $700 mil.

El sueldo mínimo en Chile, para el mercado formal, es de $264 mil brutos y el ingreso promedio mensual es de $505.477 (para formales e informales), según la Encuesta Suplementaria de Ingresos del INE.

Una visión distinta tiene Juan Bravo, de Clapes UC. A su juicio, recurrir a este tipo de trabajos claramente constituye un deterioro. “El empleo por cuenta propia obtiene ingresos que son aproximadamente la mitad del que obtiene un empleo asalariado y muy pocos tienen protección social. Son empleos en donde prácticamente se trabaja para salvar el día (...) estamos ante un cambio de composición en el empleo negativo”.

No todos los trabajadores por cuenta propia son informales, hay algunos que pagan sus cotizaciones e impuestos, ya que trabajan desde la casa o son emprendedores”.Alejandra Krauss Ministra del Trabajo.


Fuente: Economía y Negocios