Tuvieron que pagar 41 sanciones, el mayor número desde que hay registro:
Multas ejecutadas e isapres totalizan 13 mil UF a octubre y superan las de todo 2016
27.11.2017

Un tercio de los castigos monetarios fueron a la ex Masvida. En tanto, dos de cada siete pesos que desembolsó el sector se explican por infracciones cometidas por Cruz Blanca.  


El caso Masvida y una nueva matriz de riesgos desataron una fiscalización aún más profunda por parte de la Superintendencia de Salud sobre las isapres. Esta situación explica, en parte, las altas multas que han tenido que pagar las aseguradoras de salud este año.

De hecho, entre enero y octubre, se ejecutaron 42 sanciones a las firmas del sector de salud privado. De esas, solo una corresponde a amonestación, y 41, a multas, las que a octubre totalizaron 13.070 UF (unos $348 millones). Con ello, a octubre las sanciones ejecutadas -que no necesariamente corresponden a las cursadas este año- por el regulador ya superan a todas las de 2016 y son en número y en monto, las mayores desde que hay registro.

Desde la Superintendencia de Salud explicaron que las multas “ejecutoriadas” durante un año, en muchos casos, consideran multas que se cursaron en períodos anteriores, desfase que se produce por los tiempos de tramitación de los recursos que interponen las isapres en las Cortes. De todas formas, aseguraron que “los resultados de las directrices que ha impulsado esta administración -orientadas a una mayor protección de los derechos de los beneficiarios, así como un mayor celo fiscalizador- se comienzan a notar más claramente en 2016 y 2017, cuando se produce un aumento de las sanciones ejecutoriadas y por montos mayores a los aplicados con anterioridad”.

El año pasado, las multas totales ascendieron a 10 mil UF, 60,5% más que las que hubo en 2015. Hace diez años, los castigos llegaban a 3.750 UF ($100 millones), tres veces menos de los que existen hoy.

La mayor cantidad de sanciones se explica por incumplimientos de plazos e instrucciones de circulares. En 2015 y 2016, la mayoría era por “coberturas y bonificaciones”.

El presidente de la Asociación de Isapres, Rafael Caviedes, manifestó que “es necesaria la fiscalización, y estos resultados demuestran la rigurosidad con que se lleva a cabo”. No obstante, destacó que de “85 millones de prestaciones al año, el número de errores que se comenten son insignificantes”.

Del total de 13 mil UF, un tercio corresponde a multas pagadas por la ex isapre Masvida, con 4.420 UF ($118 millones). En tanto, dos de cada siete pesos que desembolsó la industria se explican por Cruz Blanca.

Desde la Superintendencia señalaron que la situación irregular que comenzó a afectar a la ex Masvida en 2016 originó un proceso de monitoreo y fiscalización permanente a la compañía. Así, se detectó incumplimiento en el plazo de pago de licencias médicas, reembolsos; retraso e irregularidades en la presentación de estados financieros; incumplimiento para enterar la garantía, entre otros.

En tanto, en el caso de Cruz Blanca, desde el organismo fiscalizador aseguraron que el aumento en los montos de las sanciones corresponden a dos infracciones reiteradas cometidas por la isapre por un total de 2.600 UF. Esas multas, dijeron, se originaron por una fiscalización a nivel nacional de las sucursales de la isapre. En ese proceso se detectaron infracciones como que Cruz Blanca establecía una edad máxima de ingreso a la isapre, “lo que reviste gravedad”, a juicio del regulador.

“Los procesos de fiscalización y sancionatorios (...) se han extendido también hacia incumplimiento de instrucciones contempladas en la normativa vigente”. SUPERINTENDENCIA DE SALUD.

“Esta fiscalización es necesaria, pero el sistema privado cubre solo cerca del 20% de la población. Queda la interrogante si el 80% restante tiene tan bien garantizados sus derechos”. RAFAEL CAVIEDES PDTE. ASOCIACIÓN DE ISAPRES.

María Paz Infante 


Fuente: El Mercurio