Salario mínimo está entre los más altos de la OCDE si se compara con ingreso medio
21.05.2018

Economista de LyD estimó que en la próxima negociación el reajuste no debiese superar el 2,3% de la inflación promedio del año pasado.


Cada vez queda menos para la discusión sobre el ajuste de salario mínimo que encabezan los ministerios de Hacienda y Trabajo con la Central Unitaria de Trabajadores (CUT). Fuentes cercanas al proceso señalan que las conversaciones formales comenzarían después de la Cuenta Pública, el 1 de junio.

Actualmente el salario mínimo en Chile asciende a $276 mil y lo reciben alrededor de 170.000 trabajadores dependientes en el país.

Según un análisis realizado por Libertad y Desarrollo (LyD), si se considera la relación entre el salario mínimo y el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita, Chile ocupa el puesto 8 comparado con las 26 economías pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que fueron consideradas.

Sin embargo, si se toma el ingreso mínimo en relación con los salarios medios de la fuerza laboral, Chile sube al lugar 27 de las 29 economías de la OCDE consideradas. En este último análisis, Chile deja atrás a países desarrollados, como Estados Unidos y Alemania (ver infografía).

Carolina Grünwald, economista de LyD, reconoció que un ingreso de $276 mil “no es un súper salario que permita vivir plenamente, pero la discusión pasa porque el (alza del) salario mínimo es una medida que beneficia a quien ya está dentro de la fuerza laboral, pero le hará mucho más difícil entrar a quien está afuera de la fuerza laboral”.

Asimismo, la experta señaló: “El periodo que se está viviendo es complicado económicamente, ya que venimos saliendo de cuatro años de inversión negativa, de un crecimiento económico bastante mediocre. Además, hemos visto que en este último tiempo se precarizó mucho el empleo, aumentando el trabajador por cuenta propia, que es ese trabajador que no tiene contrato, que no tiene cotizaciones previsionales, que no tiene seguro ni nada, en desmedro de los asalariados privados”, complementa Grünwald.

Pese a que en los últimos datos de empleo dados a conocer por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) se revela que el empleo asalariado ha aumentado, la economista de LyD afirma: “El mercado laboral se va a demorar un año en recuperar su calidad. Si más encima lo encarecemos, no creo que sea muy beneficioso para el momento en que estamos hoy”.

En ese sentido, la analista afirma que el salario mínimo no debería reajustarse más allá de la inflación promedio registrada el año pasado, que estuvo en torno al 2,3%.

Por último, Grünwald planteó que el empresario que ofrece el salario mínimo no es el encargado de hacerse cargo del salario ético que se ha discutido en los últimos años. “Para eso están las ayudas gubernamentales, los bonos, las gratuidades en salud”, comentó.

JUNIO
El próximo mes debiera comenzar la discusión de salario mínimo.

Fiorenza Gattavara

Economía y Negocios

El Mercurio


Fuente: Economía y Negocios