El sueldo es determinante en los millenials a la hora de escoger un trabajo
28.05.2018

El aumento en la esperanza de vida a nivel mundial ha traído consigo más de un desafío para la sociedad. En Chile, según el informe Salud en las Américas +2017 de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las proyecciones de vida al nacer son superiores a los 80 años. Esto supone retos no solo en el área de la salud y previsión social, sino que también en el ámbito laboral, con la convivencia multigeneracional que ya se está viviendo en los trabajos.

Los millennials son un claro ejemplo de lo anterior. Una generación nacida entre los años 1983 y 1994 que se caracteriza por liderar los cambios y discusiones más disruptivas que se generan actualmente en el país (discriminación, inclusión, diversidad sexual, entre otros), y que ha cambiado los paradigmas tradicionales del funcionamiento de las empresas.

Según un estudio elaborado por la consultora Deloitte -con una muestra de 312 jóvenes profesionales en Chile- el 60% de la también llamada Generación Y toma como relevantes los factores salariales y de beneficios a la hora de escoger un empleo (ver infografía).

A ojos del socio líder de Human Capital de Deloitte, Marcel Villegas, las razones del por qué los millennials han llamado tanto la atención, al punto de llegar a ser objetos de estudio, radican en que los principios por los cuales ellos sustentan el trabajo son distintos a los tradicionales.

Ante esto, las empresas han debido desarrollar múltiples planes de retención y comprensión en la búsqueda de crear un involucramiento de los jóvenes profesionales, y al mismo tiempo mejorar la convivencia de estos con la Generación X (sobre 35 años) y de los baby boomer (nacidos entre 1946 y 1964).

Adicional al sueldo y los beneficios (como salud y bonificaciones), la posibilidad que pueda entregar el empleador para realizar continuidad de estudios (58%), flexibilidad laboral (46%) y la cultura organizacional (42%) dentro de una empresa aparecen también como determinantes en los principios que impulsa la generación del milenio y que lleva a optar o no por un puesto de trabajo.

“La relevancia de estos cambios se debe a que los jóvenes empiezan a poner en jaque a quienes no son millennials y se encuentran en una posición de liderazgo, teniendo que moldear y reconstruir las organizaciones para darles cabida a las demandas de esa generación”, dice Villegas.

La socia y líder del área de Leadership Advisory Services de Spencer Stuart, Carolina Bernardi, explica que -ante estos factores decisivos para los millennials - “el mayor desafío para las organizaciones es la evolución cultural de estas, lograr una mayor adaptabilidad al cambio en el entorno para ser más atractivas como propuesta de valor para ellos, quienes -en el mediano y largo plazo- serán los que liderarán las empresas”.

Menor permanencia en los empleos

Los bajos tiempos de permanencia de los jóvenes en el trabajo han significado que la movilidad laboral aumente exponencialmente. Según el estudio, el 55% de los millennials opta por no permanecer más de dos años en las empresas (ver infografía), con el fin de reinventarse y dar un giro en su vida profesional constantemente.

Bernardi comenta que esto se debe a que ellos no se desgastan en cambiar las organizaciones. “Tienen mayor facilidad para dejar sus trabajos si no les hace sentido”, añade la ejecutiva.

Esto se refleja en las preferencias por los formatos contractuales que eligen los jóvenes, quienes -en su mayoría- optan por trabajos a plazo fijo por proyectos puntuales versus uno a tiempo completo. Esto se debe a la penetración digital que poseen los millennials , quienes gracias al multitasking poseen la capacidad de dividir atenciones y desempeñar más de un trabajo en paralelo.

El gerente general de Microsoft Chile, Sergio Rademacher, agrega que esta tecnología ha removido las “barreras tradicionales de cómo y dónde se trabaja, porque ahora pueden conectarse desde cualquier lugar, dispositivo y momento”.

Ligado a lo anterior, el impacto y desarrollo que da la automatización de procesos (Revolución Industrial 4.0) no les significa una amenaza como normalmente se piensa. El 55% opina que la incorporación de estas tecnologías les resulta beneficiosa en su desarrollo profesional, ya que se aumenta la producción y funciona como un soporte, permitiéndoles una mayor concentración en trabajos más creativos, humanos y de valor agregado.

El multitasking les permite desempeñar más de una labor a la vez.

67% de los millennials proyectan su trabajo por más de cinco años en una empresa cuando esta cuenta con diversidad dentro de la organización.

Diego Aguirre

Capital Humano

El Mercurio 


Fuente: Economía y Negocios