Gobierno buscará frenar agenda laboral paralela con urgencia a reforma previsional
16.08.2017

Materia debería ser zanjada en un negociación entre los ministerios de Hacienda y del Trabajo con los parlamentarios. De fracasar las tratativas y seguir avanzando las mociones, en el Ejecutivo no descartan hacer reserva de constitucionalidad.


De manera poco visible, pero expedita, avanza en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados la llamada “agenda laboral oculta” que integra proyectos de ley que son de interés de los parlamentarios y que se ha tramitado de manera paralela al Ejecutivo, ya que ellos han señalado no estar disponible para patrocinar.

La instancia especializada presidida por el diputado Osvaldo Andrade (PS) ya ha analizado cuatro mociones que se decidió fusionar, referidas a otorgamiento de permisos laborales, las cuales fueron despachadas a la sala durante la segunda semana de julio. La Comisión también ha avanzado en el estudio del proyecto de ley que busca aumentar de 15 a 20 días las vacaciones y reduce los feriados, iniciativa que previamente fue declarada admisible por la sala de la Cámara Baja.

Como tercer pilar de esa agenda está la moción que busca reducir de 45 a 40 horas la jornada semanal de trabajo, texto que empezaría a ser revisado en la Comisión de Trabajo una vez que sea despachado el paquete de vacaciones y feriados.

Las dos últimas mociones: vacaciones y reducción de jornada, preocupan al Ministerio de Hacienda, que hace tres semanas hizo ver a los diputados sus aprensiones, especialmente respecto de la primera iniciativa, en el sentido de que un aumento de las vacaciones podría generar una caída de 1% en el empleo. “No es el momento apropiado de poner nuevas cargas” al mercado laboral, dijo el ministro Valdés a la Comisión de Trabajo.

La estrategia del Ejecutivo para intentar frenar el avance de dicha agenda -en momentos en que la economía requiere despejar ruidos regulatorios para no seguir afectando la inversión-, se ha enfocado en dar prioridad a la discusión legislativa de los tres proyectos de ley que componen la reforma previsional, dos de los cuales deberán tener una revisión de varias sesiones en la Comisión de Trabajo de la Cámara Baja, que es donde se ha levantado con fuerza la agenda laboral “paralela”.

“Advierto que el Gobierno va a presentar con un nivel de urgencia el proyecto de reforma al sistema de pensiones por la Cámara de Diputados y en consecuencia, irá a la Comisión de Trabajo y eso lo vamos a tener que ver con prioridad”, confirma al respecto el titular de esa instancia, el diputado Andrade.

El mismo legislador apuesta a despachar de la Comisión el proyecto de alza de 5 puntos porcentuales (pp) en la cotización previsional antes de la discusión del Presupuesto, que empieza en octubre, pero reconoce que frente a la propuesta del Ejecutivo de regulaciones, “es un tema que seguramente veremos con más tranquilidad”.

Ante ese escenario, Andrade se reunió hace unos días con la ministra del Trabajo, Alejandra Krauss, con quien analizó la forma de seguir dando cabida a la discusión de la agenda laboral “oculta”.

“La agenda de la Comisión de Trabajo está bien intensa, los proyectos fusionados que tienen que ver con jornadas seguramente los vamos a ver una vez que despachemos las otras mociones (…). Le informamos al Gobierno que sin perjuicio del proyecto de ley (de pensiones) que presente el Ejecutivo, nosotros queremos seguir compartiendo la sesión de la Comisión viendo pensiones y en paralelo las mociones”, dijo el también ex ministro del Trabajo.

Desde la Comisión de Trabajo ven que frente a la oposición que ha manifestado el Gobierno respecto de la reforma laboral paralela, se tendrá que abrir una negociación política con el fin de destrabar las diferencias y evitar que la autoridad siga frenando su avance.

En tanto, fuentes del Ejecutivo revelan que de prosperar el despacho de las polémicas iniciativas laborales, no se descarta hacer reserva de constitucionalidad, trámite previo para llevar un reclamo ante el Tribunal Constitucional (TC). De hecho, el ministro Valdés ya dijo a los diputados que el proyecto de vacaciones era inadmisible por los cambios que tendría en la planilla de costos laborales del sector público.

El diputado Tucapel Jiménez (PPD) se mostró contrario al Ejecutivo: “Con todo el afecto que uno le tiene al ministro Valdés, se ve que él no quiere discutir ningún tema, ese es un proyecto que está presentado desde el Congreso y la discusión depende de nosotros y no del Ejecutivo”.


Fuente: Pulso