"Necesidades de la empresa": causal tendrá pronta interpretación de la Suprema
28.08.2017

La opinión de los abogados y académicos especialistas en Derecho Laboral se divide ante pronunciamientos de tribunales inferiores de justicia capitalinos.


Será la Corte Suprema la que deberá pronunciarse pronto sobre el modo en que se tiene que interpretar la causal de “necesidades de la empresa” a la hora de despedir a un trabajador. Existe un recurso de unificación de jurisprudencia -que pronto conocerán los ministros de la Sala Laboral- y, aunque el fallo no sea vinculante a otros casos, ese será el parecer del máximo tribunal sobre el asunto.

Un estudio del Observatorio Judicial, centro surgido al alero de LyD, publicado ayer por “El Mercurio”, revela que el 90% de los fallos rechazó la causal de despido por necesidades de la empresa en el 1 {+e} {+r} y 2 {+°} Juzgados de Letras del Trabajo de Santiago, así como en la Corte de Apelaciones de la misma ciudad, durante el primer semestre de 2016, y ello haría prácticamente inaplicable para el empleador las desvinculaciones bajo esa causal.

¿Cómo ven abogados y profesores de Derecho Laboral el informe?

Claudio Palavecino, académico de la U. de Chile, plantea que las cifras del estudio responderían a “la comprensión que se está imponiendo en estos tribunales sobre esta causal -de hecho, la Corte Suprema tendrá que pronunciarse sobre la materia- en cuanto a que toda reestructuración o reorganización decidida al interior de la empresa tiene que tener su causa en un factor externo a la propia voluntad de los dueños”. Esa interpretación, agrega, es “bien restrictiva” y se da “en la lógica de que es una causal objetiva”, pero que ello “signifique que es imposible o difícil despedir, no es tan cierto”, dice, porque si bien el efecto de declarar improcedente el despido por necesidades de la empresa (porque así lo establece la ley) es que se aplique un recargo de un 30% a la indemnización por años de servicio, “hay que tener presente que la mayoría de los trabajadores en Chile no son acreedores de esa indemnización, porque han trabajado menos de un año” y “para ellos no tiene sentido ir a litigar por la procedencia de la causal; por eso, no lo veo de modo tan alarmante”, afirma Palavecino.

“Si esto es o no una política en cuanto a hacer más restrictiva la causal, y si es coherente con el momento económico, es ya más discutible, pero (...) está en el rango de facultades que tienen los tribunales”, puntualiza.

Para su par de la UC Francisco Tapia, el estudio “refleja la realidad. Es una causal difícil, porque tienes que acreditar los hechos que estás invocando y muchas veces no existen”. Explica que “antes no se reclamaban estas causales, porque los juicios eran muy largos, y había una tendencia a utilizarlas mucho, pero ahora, que son cortos, la tendencia es a una mayor judicialización”. “Yo no veo la cifra como negativa, sino como natural”, sostiene.

Al académico de la UCV Eduardo Caamaño, en tanto, el resultado y algunas de las conclusiones del estudio le parecen “exagerados”. Y advierte que, “desde un punto de vista académico, se estima correcta la forma como los tribunales laborales controlan la aplicación de las causales de terminación y cómo aplican, en general, la normativa laboral de acuerdo con sus principios rectores”.

Estudio
Observatorio Judicial indica que el 90% de los juicios en primera instancia se resuelven a favor del trabajador.

“Es una comprensión bien restrictiva de la causal de ‘necesidades de la empresa’, en la lógica de que es una causal objetiva”. CLAUDIO PALAVECINO Abogado y profesor de Derecho del Trabajo U. Chile

“Es una causal difícil, porque tú tienes que acreditar los hechos que estás invocando y muchas veces los hechos no existen”. FRANCISCO TAPIA Abogado y profesor de Derecho del Trabajo UC

“Desde la academia se estima correcta la forma como los tribunales laborales controlan la aplicación de las causales”. EDUARDO CAAMAÑO Abogado y profesor de Derecho del Trabajo UCV

A. Chaparro y T. Cerna

Nacional

El Mercurio


Fuente: Economía y Negocios