Planta de empleados del sector público podría llegar a 250 mil en 2018:
Mayor gasto en empleos estatales durante gobierno de Bachelet representa el 30% de recaudación extra por reforma tributaria.
29.10.2017

Según datos de la Dipres, al comparar los años 2013 y 2017, el Estado ha destinado más de US$ 2.240 millones adicionales para el pago de sueldos, honorarios y viáticos en el sector público.  



C. A. 

Gasto necesario dirán algunos, inoperancia y despilfarro creen otros. Más allá de las opiniones hay un dato innegable: el número de empleados fiscales ha crecido con fuerza en el actual gobierno.

De acuerdo al Informe de Finanzas Públicas (IFP) de la Ley de Presupuestos 2018, al inicio de esta administración la dotación máxima del personal del sector público era de 202.856 personas, y para el próximo año el límite impuesto permitiría que se superen los 250 mil puestos de trabajo con contrato en el aparato estatal.

“Este incremento corresponde principalmente al programa de traspaso de personal a honorarios a contrata, destacando además un importante aumento de la dotación (2.544 personas) asociado a la puesta en marcha de nuevos jardines infantiles”, se explica en el documento.

¿Pero dónde surgen los recursos para financiar este aumento en la planta de funcionarios fiscales?

El Ministerio de Hacienda cifró en US$ 12.765 millones el gasto estimado en personal para el presente año, distante de los US$ 10.520 millones al comienzo del gobierno (al valor actual). Un alza de US$ 2.245 millones en cuatro años (ver gráfico). Esto incluye los gastos en sueldos de trabajadores a contrata y honorarios, viáticos, horas extras, etc.

Sin embargo, la directora ejecutiva del Centro de Estudios Financieros ESE Business School de la Universidad de Los Andes, Cecilia Cifuentes, plantea que la proyección de gasto en personal realizado por el gobierno está subestimada. “Hasta agosto, el gasto en personal llevaba un aumento real de 6,1% y de acuerdo a lo que proyecta la Dipres en el IFP, este ítem aumentará solo 2% real. Para alcanzar esa cifra tendría que ser un gasto en personal por debajo del promedio de los meses anteriores, entonces no me cuadra mucho”, admite.

La economista estima que, de concretarse la trayectoria actual de gasto en personal, durante el actual gobierno este ítem crecerá en alrededor de US$ 2.600 millones.

Entre las razones que explicarían este incremento en la planta de funcionarios fiscales (ver recuadro), la experta dice que una parte importante corresponde al traspaso de trabajadores de honorarios a contrata.

Pese a que en la práctica este plan impulsado por el actual gobierno no implica un mayor costo para el Estado -el pago de imposiciones previsionales y salud se descuenta del monto bruto a recibir por los trabajadores- Cifuentes admite que conoce de casos en que, para compensar la caída en los ingresos líquidos de los trabajadores, se les asignaba un ascenso en el escalafón.

Además, sindica a la incorporación de nuevos funcionarios al aparato estatal como otro de los elementos que explican el alza. “Los datos del INE muestran que ha habido un aumento significativo del empleo público”, afirma.

Recaudación tiene elementos transitorios

Para dimensionar el impacto de esta cifra, Cifuentes revela que la cifra representaría el 30% de los mayores ingresos fiscales por la entrada en vigencia de la reforma tributaria y el crecimiento del país en este periodo.

Esto, considerando que los ingresos tributarios del fisco (excluyendo lo que pagan las empresas mineras para aislar el efecto del precio del cobre) aumentaría en US$ 8.751 millones en estos cuatro años. “La cifra no parece baja considerando la proyección de ingresos. Sin embargo, tiene componentes transitorios”, explica.

La profesional plantea que en el incremento de los ingresos del Fisco durante la actual administración es muy fuerte el impacto de medidas transitorias consideradas en la reforma como el impuesto sustitutivo al FUT y la repatriación de capitales. “La reforma ha recaudado lo que se esperaba, pero cuando uno aísle estos elementos transitorios, recaudará menos de lo que se esperaba”, asevera.

El ex subsecretario de Economía, Tomás Flores, agrega otra mirada al tema, al eliminar el efecto del crecimiento económico en el incremento de los ingresos tributarios no cobre entre 2013 y 2017. Tras este análisis, concluye que, solo por efecto de la reforma tributaria, el fisco recibió US$ 7.046 millones adicionales en dicho periodo. Por lo tanto, desde su perspectiva “el 32% de la reforma tributaria se gasta en el mayor costo por funcionarios públicos”.

El también académico de la Universidad Mayor asevera que este resultado muestra que el destino de la reforma tributaria “se aleja sustancialmente de las promesas realizadas por el ex ministro de Hacienda, Alberto Arenas”. Además -añade- “esta abultada burocracia será un lastre para el siguiente gobierno”.

Sin aumento del empleo en el sector público, la tasa de desocupación habría llegado a los dos dígitos

El economista de la Universidad de Chile, Alejandro Alarcón, agrega un elemento de análisis a la discusión: la contención de las cifras de desempleo durante el actual gobierno.

Según el profesional, las cifras de desempleo han sido “permanentemente maquilladas en los últimos meses”, no solo por el empleo por “cuenta propia” que “son empleos precarios con salarios más bajos”, sino que por el mayor gasto en empleo público.

“¿Cuál es la razón de todo lo que ha ocurrido? El bajo crecimiento. Las políticas del gobierno han apuntado a contratar empleados públicos porque el sector privado no ha podido generarlos, ante el poco incentivo a invertir y desarrollar nuevos proyectos. Optaron por la vieja teoría keynesiana de aumentar los gastos públicos para contratar personal y, de esa manera, mitigar el aumento de la tasa de desempleo”, asevera.

Alarcón plantea que de acuerdo a sus cálculos, de no haber existido el crecimiento en los ocupados por cuenta propia y en los asalariados del sector público “la tasa de desempleo podría haber estado cerca de los dos dígitos”.

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en el trimestre móvil junio-agosto de 2017, la tasa de desempleo se ubicó en 6,6%, como consecuencia del aumento de los ocupados. En este ítem, destacan los incrementos a doce meses en los sectores Salud (14,7%), Enseñanza (6,5%) y Administración Pública (9,5%).

El alza registrada en este último ítem incidió en que los trabajadores asalariados que se desempeñan en el sector público ascendieran a 967.859. De este total, 470.810 desempeñan labores en la administración del Estado, a los que se agregan los trabajadores de los municipios y las Fuerzas Armadas. ¿El resto? realiza labores asociadas a la educación, salud o en otras ramas de la actividad económica, incluidas las empresas del Estado.

8.750

millones de dólares extras recaudaría hasta 2017 el fisco, por la reforma tributaria y el crecimiento económico.

Dipres: Mayor gasto se explica por aumento de dotación en Educación y Salud

La Dirección de Presupuestos (Dipres) declinó referirse a los cálculos realizados a los expertos, aduciendo que los recursos que recibe el fisco son fungibles, por lo que no pueden ser desagregados para un fin específico.

Por esta razón, se limitaron a explicar los factores que han incidido en el incremento del gasto en personal durante el actual gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet

¿Cuáles son estos?

Los aumentos de dotación que han sido aprobados en el Congreso para políticas prioritarias: entre ellas, en el sector de educación parvularia, salud, dotaciones de las policías y servicios asociados a la implementación de la reforma tributaria.

Del mismo modo, “han influido los aumentos de remuneraciones, tanto en el reajuste general y en los ingresos mínimos, como en modernizaciones asociadas a servicios públicos específicos”, señalan.Respecto del impacto que ha tenido el “Plan de traspaso de honorarios a contrata 2014-2018” en el aumento del gasto en personal en los últimos años, desde la Dipres aseguran que “en general” los traspasos de honorarios a contrata se han hecho manteniendo la remuneración bruta, “por lo que su efecto en gasto no es de magnitud significativa”.

De acuerdo a los datos oficiales de la Dipres, entre 2015 y 2016 cambiaron de situación laboral 6.007 funcionarios del Estado, enfocados principalmente en los ministerios de Salud, Educación, Vivienda e Interior.

Para este año esperan traspasar a contrata a otras 8 mil personas, por lo que la actual administración concretaría la transferencia de 14.007 funcionarios al finalizar su gestión.

Descripción: http://diario.elmercurio.com/Images/pixel.gif


Fuente: El Mercurio