Encuesta elaborada por la Corporación Empresa y Sociedad (CES), al alero de la Cámara Chilena de la Construcción:
El 87% de los trabajadores está de acuerdo con dar mayor flexibilidad laboral en la empresa
27.10.2017

Respecto de la Cadem 2014, las personas prefieren un equilibrio entre trabajo y calidad de vida más que un nivel de sueldo más alto.  


Con el pasar de los años y las generaciones, la forma en que las personas ven el empleo ha cambiado. Actualmente, el trabajador tiene un carácter mucho más desafiante que antes y, además, valora mucho más el equilibrio entre trabajo y vida familiar con las mejoras salariales. Para lograr dicha estabilidad, el trabajador del siglo XXI ve como una oportunidad una mayor flexibilidad laboral al interior de la empresa.

Así lo confirmó el primer estudio “Empresa y Sociedad” realizado por la Corporación Empresa y Sociedad (CES), que funciona al alero de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y que dio cuenta de la relación que tienen las personas con el trabajo y la empresa.

La encuesta -que se realizó a 1.007 trabajadores mayores de 18 años, de todos los niveles socioeconómicos y residentes en todas las regiones del país- reveló que el 87% está de acuerdo con dar mayor flexibilidad laboral en la empresa, mientras que solo el 8% estuvo en desacuerdo.

En el grupo etario de entre 18 y 24 años, el 92% está de acuerdo con una mayor flexibilidad, lo que disminuye al mismo tiempo que aumentaba la edad de los encuestados. Los trabajadores de entre 35 y 54 años están de acuerdo en un 85%, mientras que de 55 años en adelante cae levemente a 84%. La flexibilidad es más valorada por las mujeres (89%) que por los hombres (85%).

En esa línea, uno de los puntos que cobran mayor relevancia es cuando se pregunta a quién beneficia la flexibilidad. Un 47% señala que solo a los trabajadores, un 12% dice que a las empresas y un 38% identifica a ambas partes como ganadoras.

Pablo Eguiguren, director ejecutivo de Corporación Empresa y Sociedad, comentó que el centro de estudios fue creado ante una creciente preocupación por un desalineamiento entre lo que está pensando la élite política y lo que busca la gente. “En el fondo, la encuesta demuestra que lo que la gente quiere es más trabajo y más flexibilidad, y el sindicato no va a dar esas cosas. Incluso si uno se fija, nadie negocia con su sindicato, y eso es, en parte, porque el trabajador está mucho más desafiante frente a las condiciones”, afirmó Eguiguren.

Según la encuesta, a la hora de negociar las condiciones laborales, como aumentos de sueldo o cambios de jornada, un 65% acude al jefe directo, mientras que solo un 8% lo hace al sindicato.

“Hay un desafío para la empresa, pero también un desafío para las políticas públicas, de cómo se adaptan a un trabajador que tiene otras características que en verdad son más cercanas a la modernidad que al siglo pasado, que fue un poco la reforma laboral”, dijo Eguiguren.

Mayor calidad de vida versus salario

Otro resultado a destacar es que al comparar la encuesta Cadem 2014 -que se realizó en junio de ese año en medio de la discusión de la reforma tributaria- con la CES de octubre de este año, se evidencia que las prioridades respecto de lo que se valora de un trabajo han cambiado. Hace tres años, el ítem que más apreciaban los trabajadores era el nivel de sueldo, con un 45% de las menciones entre los encuestados, mientras que este año cayó a 29%. Ello dio lugar a otros aspectos, como el equilibrio entre el tiempo destinado al trabajo y a la familia, que pasó de tener un 32% de las menciones en 2014 a un 49% este año.

Para Pablo Eguiguren, esta mutación da cuenta también de un avance a nivel país: “El hecho de que haya cambiado desde sueldo a calidad de vida demuestra hartas cosas. Por ejemplo, que estamos en un país un poco más rico; entonces, hay preocupaciones que no es solo parar la olla, sino que también pasarlo bien”.

Próximo gobierno

Pablo Eguiguren, del CES, señaló que el próximo gobierno deberá enfocarse en la flexibilidad. 

Fiorenza Gattavara 


Fuente: El Mercurio