Gobierno dilató el plazo autoimpuesto por la Presidenta e ingresará iniciativa la segunda semana de agosto:
Institucionalidad de nueva entidad estatal complica definición del proyecto de pensiones
28.07.2017

El Ejecutivo estaría evaluando si organismo sería independiente como el Banco Central o se crea un servicio público vinculado a Hacienda.  


No solo los últimos detalles estarían complicando la elaboración del proyecto de pensiones, cuya presentación de parte del Gobierno al Congreso fue postergada para la segunda semana de agosto, tanto por razones técnicas como políticas.

Hay ejes centrales que aún concentran el debate al interior del Ejecutivo. La institucionalidad que tendría la nueva entidad estatal -que administrará el 5% de cotización adicional- estaría complicando a Hacienda. Esto, dada la complejidad de tramitar esta parte del proyecto, que, incluso, podría ir por separado del aumento en la tasa de ahorro.

Fuentes cercanas a las tratativas señalan que, hasta el momento, la idea es crear un organismo con gobierno corporativo propio, al estilo del Banco Central, donde los miembros de su directorio puedan ser aprobados por el Senado y que exista un comité de inversiones.

Si bien esta alternativa es la que tiene mayor adherencia al interior del Gobierno, también es la más compleja de aprobarse en un trámite legislativo, pues implica de un cambio constitucional. Pese a ser más difícil de aprobarse, una institucionalidad como esa generaría mayor confianza e independencia del gobierno de turno.

Sin embargo, otra alternativa menos compleja que ha surgido sería la creación de un servicio público dependiente de Hacienda. En este caso, no sería necesario pasar por cambios a la Carta Magna. Un ejemplo similar que existe hoy es el Instituto de Previsión Social, que está vinculado al Ministerio del Trabajo y administra el sistema de pensiones solidarias.

A diferencia de la creación de un ente estatal autónomo con gobernanza similar al Banco Central, la alternativa de un servicio público ligado a Hacienda implicaría menores costos y una estructura más sencilla. No obstante, las mismas fuentes manifestaron que con esta alternativa se corre el riesgo de que los gobiernos cambien su funcionamiento de manera discrecional.

Una tercera alternativa, intermedia a las dos opciones anteriores, sería la creación de un ente estatal, pero que se licite el área de inversiones para que esta sea impulsada por un tercero y no directamente por el organismo del Estado. Sin embargo, conocedores de distintos sistemas previsionales aseguraron que si se optara por algo así debiese operar bajo las reglas y límites de inversión que fije el gobierno corporativo de la nueva entidad estatal.

Las distintas posturas sobre la reforma previsional complicaron la posibilidad de que el Gobierno pudiera ingresar un proyecto con “acuerdo nacional” como lo mandató la Presidenta Bachelet hace poco menos de un año. Así, en la oposición, rechazan la creación de un ente estatal y varios se inclinan porque sean los afiliados quienes puedan optar por qué tipo de entidad administre sus fondos.

A medida que se han ido acortando los plazos, entre los actores políticos y económicos más pesimistas se ha ido instalando la sensación de que la creación del ente estatal será una propuesta de difícil aprobación bajo este Gobierno, a diferencia del alza de 5% en la cotización que sí podría ver la luz.

Algunos aseguran que un cambio constitucional para la creación del ente estatal terminaría reduciendo más aún las posibilidades de que exista reforma antes de marzo.

Cambio constitucionalLa creación de un ente estatal estilo Banco Central implica un cambio en la Constitución. 

Mariana Penaforte y M. Paz Infante 


Fuente: El Mercurio